martes, 1 de agosto de 2017

LA LAVANDERÍA HA LLEGADO!

La última semana he visto a todos mis amigos de España muy entusiasmados por la publicación de la traducción al castellano de THE ATROCITY ARCHIVES de Charles Stross. Los veo platicando del libro en blogs y redes sociales y podcasts (ahh, qué envidia del fandom de ciencia-ficción en España), así que decidí que era la oportunidad perfecta para volverlo a leer. Mi razón, debo confesar, era en parte egoísta, ya que yo deseaba unirme a la conversación. Por desgracia, yo leí el libro hace más de 10 años, y si bien me acuerdo de lo que ocurre, la verdad la mayoría de los detalles se me escapaban. Esta era la única manera de participar y poder decir algo relevante. Por supuesto, hay peores maneras de pasar un par de noches que releyendo un libro tan entretenido. 


Siempre es agradable ver cuando nuevas editoriales dedicadas a la literatura fantástica en español aparecen (aunque sea en otros países) e Insólita Editorial apuesta en este libro como su primera publicación. En mi opinión, es una inversión más que inteligente. Quizá el libro más accesible de Stross, que nunca se ha caracterizado por eso, esto se refleja por su éxito comercial en Estados Unidos (es su libro que más secuelas ha generado), y creo que es ideal para el lector nuevo. A mí me gusta mucho el segundo libro de la serie, THE JENNIFER MORGUE, pero por desgracia todavía no ha sido traducido al español. Sin embargo, EL ARCHIVO DE ATROCIDADES está teniendo tanto éxito en España que quiero pensar que es solo cuestión de tiempo.



THE ATROCITY ARCHIVES, en el improbable caso que no lo conozcan, es el primer libro de la larga serie sobre la “Lavandería”, una misteriosa organización gubernamental británica que nos protege de horrores cósmicos. La genialidad de Stross, por supuesto, fue la de mezclar a Lovecraft con los thrillers baratos de la Guerra Fría. No los glamorosos agentes secretos de Ian Fleming, sino los desdichados burócratas de las novelas de Len Deighton y John le Carré, más preocupados por reuniones administrativas de recortes de presupuesto que por bellas asesinas rusas de la KGB. En otras palabras, no las películas de Daniel Craig en su Aston-Martin del año, sino las de Michael Caine en sus trajes baratos de poliéster y anteojos del Seguro Social británico. Digamos THE IPCRESS FILE en vez de MOONRAKER. Técnicamente, hay que aclarar que fue el brillante Bruce Sterling el que lo hizo primero (en su relato corto “The Unthinkable” hace casi 30 años), pero fue Stross el que decidió desarrollar la premisa y hacer algo con ella. El mismo Stross escribió un cuento llamado “A Colder War” allá en 1997 con una premisa muy similar. Irónicamente, este relato no es parte del universo de la Lavandería. Explicar por qué sería un spoiler de mi parte, así que mejor léanlo ustedes mismos. Lo pueden encontrar en WIRELESS, la colección de ficción corta de Stross, o en el volumen 18 de THE YEAR’S BEST SCIENCE FICTION de Dozois.


El libro THE ATROCITY ARCHIVES, nótese que nunca la describí como novela, en realidad está compuesto de varias partes. La primera es la novela corta “The Atrocity Archive” (así, en singular) que sirve como Historia Secreta de este universo que Stross nos plantea. Un hibrido de historia real con detalles imaginarios. (Las novelas de Tim Powers, como DECLARE, con la que el libro de Stross tiene más de una similitud accidental, son quizá el ejemplo más conocido). Es aquí donde descubrimos que el Holocausto tuvo una razón de ser aparte del exterminio masivo de los judíos, así como el verdadero papel de Turing en la guerra y el significado oculto del trabajo de Hilbert en las matemáticas. Stross aprovecha la existencia de verdaderas agencias gubernamentales dedicadas a lo oculto y lo sobrenatural en nuestro mundo. Grupos como la infame Black Chamber de los gringos, o la Thule Society (luego Ahnenerbe), recordada por todos los lectores de HELLBOY. Los monstruos Lovecraftianos son descritos aquí mediante geometrías fractales y Conjuntos de Mandelbrot en vez de con verborreas de adjetivos, pero no hay confusión al respecto.

El libro, igual que su edición original en inglés, además incluye la novela corta “The Concrete Jungle”, que de hecho hasta ganó el Hugo en 2005 y es una de las obras más cómicas que Stross ha escrito. Lo que me lleva a mi siguiente punto. Veo a muchos recomendando este libro a los fans tradicionales de Lovecraft. No estoy convencido que esto sea una buena idea. Para los lectores puristas de HPL, a veces tan intolerantes como el Trekkie más extremista, y que esperan horror y una atmosfera de desasosiego y casi de angustia sin esperanza de principio a fin, aquí no necesariamente van a encontrar eso. Stross escribe con un humor irónico, casi cruel. Los libros y relatos de esta serie pretenden ser un divertido homenaje, una sátira y no pastiches Lovecraftianos. A mí me encanta este juego casi posmoderno de viejos clichés, pero quizá a otros no tanto. Caveat emptor…

El libro cierra con un pequeño ensayo, “Inside the Fear Factory”, donde Stross explica los orígenes de la serie. Detalle chistoso, o quizá no tanto, y que nos indica lo mucho que mezcla el autor el mundo real con el fantástico, cuando empezó a escribir estas historias, allá por 1999, Stross planeaba utilizar a un grupo poco conocido (entonces) llamado al-Qaeda, y a un tal Osama bin Laden, como los villanos principales. Después del desastre de 9-11, tuvo que cambiar esa idea.