miércoles, 24 de mayo de 2017

TANITH LEE, SEÑORA DE LA NOCHE

Hoy se cumple el segundo aniversario del fallecimiento de la maravillosa Tanith Lee, autora de casi cien novelas de ciencia-ficción, fantasía y horror (y más de 300 relatos cortos), pero que por desgracia ha caído en el olvido en años recientes. Aparte de ciertas editoriales pequeñas que intentan mantener su vasta obra en nuevas ediciones, la gran mayoría de su catálogo ha caído out of print. Las grandes editoriales dejaron de publicar sus novelas por alguna razón desde hace mucho. (Tanith Lee siempre mantuvo hasta el final que ella seguía escribiendo, pero ya nadie la quería publicar). Debido a la fecha, hoy en la madrugada me preguntaron por Twitter cuál libro de ella les recomendaba yo. Mencioné mi favorito, y poco después no pude evitar nombrar otro más que me gusta casi tanto. En menos de un minuto recomendé otro más, y antes de darme cuenta ya llevaba varios. Twitter siendo Twitter, es muy difícil explicar por qué recomiendo ese libro o aquel otro, así que se me ocurrió mejor desempolvar el blog para poder explayarme mejor.


Mi primera recomendación es, por mucho, DEATH’S MASTER. El libro es parte de una serie, The Tales of the Flat Earth, pero se puede leer sin haber leído la primera parte, NIGHT’S MASTER, "el Señor de la Noche". (Por otra parte, NIGHT’S MASTER también es muy bueno, así que no pierden nada si también lo leen.). DEATH’S MASTER, a diferencia del primero, es una verdadera novela, no una colección de cuentos cortos relacionados temáticamente (aunque NIGHT’S MASTER fue nominada como Mejor Novela al World Fantasy Award en 1979). Es una novela de prosa elaborada, casi decadente, con una trama igual de barroca, como si sacada de las Mil y Una Noches. La Tierra Plana es literalmente un mundo plano que flota a la deriva a través del caos sin forma, un océano sin fin. Es un mundo poblado por dioses y demonios. El bajo mundo, infestado por monstruos, es en donde yace la gloriosa ciudad de Druhim Vanashta. La única manera de acceder a este “infierno” es a través de un volcán extinto, donde hay tres enormes puertas. Héroes y villanos intentan entrar, pero no todos son dignos de ser escogidos por el Señor de la Noche para convertirse en sus amantes carnales. Es un libro lleno de imaginación y sensualidad, de perversiones y sueños locos. Fue el primer libro que leí de Tanith Lee en mi vida y nunca he olvidado el gran impacto que tuvo en mi como muy joven lector. Nunca dejo pasar una oportunidad para recomendarlo a incautos que no saben que solo va a ser el inicio de una adicción de por vida.


Si prefieren Ciencia-Ficción sobre Fantasía, dos muy buenas opciones son BITING THE SUN y THE SILVER METAL LOVER. El primero es una compilación de dos novelas, DON’T BITE THE SUN (de 1976) y DRINKING SAPPHIRE WINE (1977), sobre una joven adolescente sin nombre que rechaza la utopía del mundo donde vive. Es una sociedad tan perfecta que ni siquiera puedes morir, no importa cuántas veces te intentes suicidar. Ella y sus amigos cambian de sexo a su antojo (son novelas de los 70s, recuerden), y disfrutan de todo tipo de drogas y actividades promiscuas en una vana búsqueda por algún tipo de felicidad. Sus amigos lo logran, eventualmente, pero no nuestra protagonista que descubre que ella (como tantos de nosotros) no tiene lugar ni siquiera en el mundo perfecto. THE SILVER METAL LOVER es una novela de principio de los 80s, donde una joven mujer se enamora de un robot, una maquina humanoide programada para ser un artista. Un robot que parece perfecto, bellísimo... mientras que nuestra narradora está muy consciente de sus propios defectos. Lo que parecería una novela de romance barata pronto se convierte en algo más.


La serie de novelas y relatos de Paradys (una especie de París alternativo) están reunidas en cuatro libros que se publicaron en la década de los 90s, y son un extraño hibrido de horror, erotismo y novela gótica. A lo largo de los libros la ciudad se muestra en un estado continuo de cambio. Inclusive el nombre varía de una historia a la siguiente, de Paradys a Paradis a Par Dis a Paradise. El primer libro de la secuencia, THE BOOK OF THE DAMNED, es quizá el mejor, con cada una de sus tres novelas cortas divididas por tonalidades de color (“Stained with Crimson”, Malice in Saffron” y “Empires of Azure”). Cada libro se puede leer en el orden que uno prefiera, aunque el último volumen, THE BOOK OF THE MAD, agarra muchos de estos elementos para lograr una especie de final. Hay que mencionar además que lo que Tanith Lee hizo con París en estos libros también lo hizo con Venecia en su serie The Secret Books of Venus, también muy recomendada.


Finalmente, me gustaría recomendar uno que rara vez veo mencionado en este tipo de listas, TAMASTARA, que junta todos sus relatos de horror y fantasía en la India, tierra de misterios y milagros que resulta terreno fertil para sus delirios orientales. Pero si vamos para el caso, también podría recomendar sin mucho cargo de consciencia su novela histórica sobre la Francia revolucionaria, THE GODS ARE THIRSTY, o su novela de horror claustrofóbico, VIVIA, o hasta THE BIRTHGRAVE, su primera novela publicada y que la hizo famosa. El punto es que Tanith Lee dejó tantos libros tras de sí que aun los que ya la conocen es muy posible que les falte más de uno por leer, y no se me ocurre mejor manera de celebrar la vida de esta gran escritora que buscarlos y beber de las palabras de esta gran escritora.

miércoles, 22 de febrero de 2017

CYBERPUNK!

La semana pasada una persona me felicitó por mis artículos sobre steampunk en este blog, mencionó que habían sido de gran ayuda para él y sus amigos, pero que por qué nunca había hecho lo mismo con el cyberpunk. Confieso que me quedé con el ceño fruncido (por desgracia ocurre con frecuencia). Las novelas cyberpunk fueron tan fundamentales en mi vida, tan poderosa su influencia, que la verdad jamás se me ocurrió que para otros quizá no. Nunca pasó por mi cabeza que hay gente que no creció con ellas y que quizá encontraría de utilidad una brevísima lista de recomendaciones sobre el tema. Ya que desempolvé el blog para su sexto aniversario hace unos días pensé ¿por qué no?


Si se meten a Wikipedia leerán que existen varios antecedentes a lo que eventualmente se conoció como el “movimiento cyberpunk”, desde libros de los 70s como THE SHOCKWAVE RIDER de John Brunner hasta inclusive las novelas de los 50s de Alfred Bester, pasando por obras varias de los 60s de Delany y Harlan Ellison y hasta William Burroughs. Mas apropiadamente, mencionan la novela corta de Vernor Vinge, “True Names” que se acerca mucho más a la particular estética que identificaría luego al movimiento. Todo eso es correcto, supongo, pero para propósitos prácticos todo inicia con un solo hombre. Según yo, no hay otro lugar donde empezar que con William Gibson. Solo para variar, sin embargo, me gustaría iniciar no con su monumental novela NEUROMANCER sino con esos cuentitos anteriores que aparecieron en la revista OMNI a principios de la década de los 80s. Todos ellos aparecen juntos en BURNING CHROME, su primera (y hasta ahora única) colección de ficción corta. Relatos donde ya aparece esa sensibilidad noir del movimiento. De criminales callejeros de poca monta, usualmente adictos, abusando de la tecnología con fines para los que jamás fue creada. Protagonistas amorales que no les interesa ayudar a nadie más que a ellos mismos. Criminales que están destinados al fracaso y la destrucción, no porque sean los malos de la película (todo lo contrario) sino porque en nuestro mundo actual el individuo siempre es aplastado por el sistema (y las historias cyberpunk no ocurren en otros mundos en futuros distantes sino aquí mismo, en los barrios bajos el día de pasado mañana). No es difícil entender porque se volvió tan popular en países como México. Historias que se inspiraban más en Raymond Chandler que en Isaac Asimov. En particular creo que son tres los cuentos en esta colección que sirven como piedras angulares sobre las que se edificó todo lo que vino después. Es en “Burning Chrome” donde por primera vez viajamos a través del ciberespacio. Se podría argumentar que las maravillosas escenas en el ciberespacio de NEUROMANCER (y sus dos secuelas) son tan solo meras repeticiones de lo que vemos en “Burning Chrome”. Es en “New Rose Hotel” donde vemos a nuestros protagonistas perderlo todo al final (hasta la mujer, que por supuesto los acaba traicionando) a pesar de todos sus esfuerzos por vencer al sistema. Es en “Johnny Mnemonic” donde encontramos una versión ligeramente más romántica del protagonista criminal, casi el prototipo de Case en NEUROMANCER y Bobby en COUNT ZERO. Me alarma cuando escucho a gente decir que han leído y amado NEUROMANCER pero no estos tres relatos de BURNING CHROME. Si existe el argumento que si lees NEUROMANCER en realidad ya no necesitas leer lo que vino después, yo argumentaría que si lees estos relatos cortos en realidad ya no necesitas leer NEUROMANCER.


Lo que no quiere decir que no deban leerlo, por supuesto. En mi Top 5 personal de todos los tiempos tengo a NEUROMANCER, punto. NEUROMANCER, de 1984, no solo es la novela que da inicio oficial al movimiento como tal sino la que lo encapsula por completo. Todo lo que vendría después en otros libros de otros autores ya está aquí presente. El mismo Gibson famosamente ha admitido en más de una entrevista que no es su novela favorita. La considera un libro muy “adolescente”. Quizá tenga razón (y quién soy yo para discutir con Gibson, sobre todo acerca de su propia obra). Libros posteriores están mejor trabajados, son más eficientes si quieren, pero es precisamente ese derroche sin control de ideas y conceptos, producto de un entusiasmo casi juvenil, lo que amo de NEUROMANCER. Novelas más recientes como THE PERIPHERAL quizá estén “mejor escritas” y me gustan pero no me encantan. No tiene caso repetir una sinopsis de la trama de NEUROMANCER. En el improbable caso que no lo hayan leído pues en vez de perder el tiempo en este blog mejor búsquenlo. (Eso sí, por favor léanlo en inglés. Mucha gente me ha advertido que la traducción al español es pésima)


Lo que si me gustaría aclarar es que NEUROMANCER es una historia completa. No se necesitan comprar o leer sus secuelas para entenderlo. (Un arte perdido hoy en día. Si no, vean al sobrevalorado Brandon Sanderson). Las dos novelas que le siguen son solo secuelas en el sentido temático. Algunos personajes menores vuelven a aparecer, algunos lugares son los mismos, pero cada una se sostiene por sí sola. Recuerdo bien cuando dos años después de NEUROMANCER apareció COUNT ZERO en el numero #100 de ASIMOV’S, la primera vez en su historia que serializaban una novela en sus páginas. Un evento muy especial para un número muy especial. COUNT ZERO es de hecho una lectura menos densa, mucho más ágil, que NEUROMANCER. Tengo amigos que hasta la prefieren. Yo no llego hasta ese extremo pero es obvio que Gibson usa más escenas de acción y menos conceptos en este segundo libro. Gibson estaba madurando como escritor y el libro sufre (en mi opinión) debido a esto. MONA LISA OVERDRIVE, por el contrario, tiene una trama endemoniadamente complicada. Recuerdo que ya estaba a punto de terminarlo cuando me di cuenta que no estaba muy seguro quién le había hecho qué a quién. Casi 30 años después todavía no estoy seguro si lo entendí todo. Ciertamente Chandler habría estado orgulloso.


El cyberpunk empieza con Gibson pero por supuesto no es su único representante. En 1986 aparecería el otro libro cuya importancia histórica es igual de grande que la de NEUROMANCER para el movimiento. Durante años un joven escritor de Texas de nombre Bruce Sterling se había dedicado a publicar una serie de artículos donde clamaba por un nuevo tipo de CF, que se alejara de los mismo viejos clichés de los últimos 50 años. Lo hacía en su propio fanzine de nombre CHEAP TRUTH que leía tan solo un puñado de personas y cuando aparecieron las historias de Gibson las tomó como ejemplo de lo que el medio era capaz de hacer. No tardó mucho en encontrar a otros escritores inconformes con gustos similares. Es en su antología MIRRORSHADES donde el cyberpunk se convierte en un verdadero movimiento oficial, casi de protesta literaria. Aun desde el primer momento en que salió, MIRRORSHADES se vendió como la antología cyberpunk. La colección de relatos contra la que todas las demás se tendrían que comparar. Tanto así, que de hecho muy pocas otras antologías cyberpunk, entonces o ahora, llegaron a salir. Parecía no haber nada más que decir sobre el tema. Lo cual en realidad es muy curioso porque si me preguntan a mí ninguno de los relatos aquí presentes está entre lo mejor de cada autor. “Petra” de Greg Bear es una curiosa elección, por ejemplo. No solo no es de mis favoritas suyas sino que ni siquiera es muy cyberpunk que digamos. “Blood Music” habría sido una mucha mejor opción (Sterling menciona en su prólogo que no incluyó algunos relatos porque habían sido tan exitosos que ya aparecían en muchas otras partes. Muy bien, en ese caso habría preferido “Tangents”). “Tales of Houdini” de Rudy Rucker, es otro relato cuya relación con el cyberpunk es tenue por no usar otra palabra. “The Gernsback Continuum” de Gibson es uno de mis favoritos de todos los tiempos pero de nuevo, no me parece particularmente cyberpunk. (Las exactas mismas palabras usaría con “Mozart in Mirrorshades” de Sterling & Lewis Shiner). No vayan a pensar que no hay excelentes relatos cyberpunk. “Freezone” de John Shirley es perfecto, igual que “Snake-Eyes” de Tom Maddox así como “400 Boys” de Marc Laidlaw, estos últimos dos también de OMNI, pero la verdadera importancia de MIRRORSHADES es el prólogo de Sterling que sirve como manifiesto cultural de todo el movimiento. Que le da forma y propósito. Que le da voz a una brecha generacional dentro del género. El cyberpunk, nos dice Sterling, es un producto exclusivo de los 80s. Igual que los punks de los 70s alejaron a la música de la elegancia casi sinfónica del rock progresivo, estos nuevos punks alejan a la CF de la influencia de los años 40s. Una estética que se vio repetida en los videos de MTV y en la cultura hacker. En la música hip hop de Nueva York y Los Ángeles, así como en la música electrónica de Londres y Tokio. Más que nada era un movimiento internacional, no solo anglófilo, que intentaba escapar de los provincialismos gringos. Una alianza de las nuevas tecnologías y la contracultura. La contracultura de los 60s era en gran parte anti-tecnología. La de los 80s era todo lo contrario por la sencilla razón que la tecnología ya no estaba en las manos de las elites sino al alcance de todos. Las computadoras personales son el LSD de los 80s, dijo Timothy Leary. La CF, por lo menos nominalmente, siempre ha sido sobre el impacto de la tecnología en la sociedad, y los días de la tecnología aislada en laboratorios es cosa del pasado. La tecnología está en las calles. Como reza el famoso aforismo de Gibson, citado aquí y en mil partes: “The street finds its own uses for things”. Después de MIRRORSHADES ya nada fue igual.


Ya para terminar podría hablar de alguna de las novelas clásicas que surgieron a fines de los 80s, como ISLANDS IN THE NET de Bruce Sterling, o la excéntrica SOFTWARE de Rudy Rucker (aunque ninguna de las dos tiene esa sensibilidad noir de los libros de Gibson es indudable que comparten ese espíritu anárquico del movimiento), o sin duda WHEN GRAVITY FAILS de George Alec Effinger que abandona las ya trilladas ciudades gringas y japonesas por el Medio Oriente (siempre es divertido cuando la novela ocurre en el Tercer Mundo) o TEA FROM AN EMPTY CUP de Pat Cadigan, que le ganó el mote de reina del cyberpunk (más que nada porque esencialmente era la única mujer que escribía en ese género por ese entonces). Libros como el irregular pero brillante METROPHAGE de Richard Kadrey o SNOW CRASH de Neal Stephenson, que durante mucho tiempo parecía ser la “ultima” novela cyberpunk, o ALTERED CARBON de Richard K. Morgan (que demostró que todavía existían algunas cosas nuevas que hablar dentro del movimiento). Preferiría, sin embargo, dedicar el último párrafo a un libro que por alguna razón ha quedado olvidado pero que en mi opinión sigue siendo uno de los mejores que el cyberpunk produjo.


Michael Swanwick es mejor conocido hoy en día por su obra de los últimos 20 años, que poco o nada tiene que ver con el cyberpunk. Se le recuerda, además, sobre todo por sus relatos más que por sus novelas, y VACUUM FLOWERS fue tan solo la segunda que escribió. En mi opinión, sin embargo, creo que pocas veces la volvió a superar (quizá solo con STATIONS OF THE TIDE que no tiene nada que ver con el cyberpunk). Nuestra protagonista es una muchacha que en realidad es una personalidad grabada en el cuerpo de otra mujer. Una personalidad que es propiedad legal de una corporación que desea explotarla y venderla. Por tal razón se da a la fuga. Pequeño problema, mientras huye la personalidad original de la mujer cuyo cuerpo usa empieza a regresar. Solo hay espacio para una personalidad pero ¿quién merece ganar? Lo que parecería un dilema ético moral tipo Robert Silverberg es tan solo uno de los aspectos de esta novela. Su escape la lleva desde el cinturón de asteroides hasta Marte y la Luna. La ambientación en el espacio exterior en hábitats orbitales y cilindros O’Neill quizá nos recuerde más a SCHISMATRIX de Sterling (que no es exactamente cyberpunk) pero a todos los lugares donde llega encuentra unicamente a los marginados de cada sociedad. Esto es cyberpunk a más no poder. 

A principio de los 90s, Sterling y Gibson pronunciaron que el cyberpunk había muerto. El movimiento se había vuelto tan popular que, al igual que la música punk de fines de los 70s, había sido asimilado por el sistema. Entiendo el punto y hasta cierto punto estoy de acuerdo, pero como Richard K. Morgan demostró este siglo, esa no es razón para abandonarlo por completo y por supuesto nada nos impide seguir disfrutando de todas estas joyas que el cyberpunk nos obsequió. Sobre todo si es la primera vez que las van a leer. Los envidio...

viernes, 10 de febrero de 2017

SEXTO ANIVERSARIO

Se dice rápido, pero se tiene que vivir un segundo a la vez. Seis años desde que inicié este blog. Seis años que se han ido como agua, seis años que parecen más. Por un lado, parece ayer que escribí la primera postal, lo recuerdo con mucha claridad, y por otro no recuerdo un tiempo cuando no escribía mi blog. Casi 200 mil visitas después es difícil reconocer lo mucho que ha cambiado mi vida gracias al blog. Todos los amigos nuevos que he conocido y los viejos que he vuelto a encontrar gracias al mismo. Para celebrar la fecha se me ocurrió desempolvar el blog (por razones que no vienen al caso, decidí descontinuarlo hace un par de meses) y en vez de hacer algo especial simplemente platicar sobre mis lecturas de la semana. Después de todo, ese era el propósito original hace seis años.

Da la casualidad que no es un solo libro el que me ocupó esta semana sino varios, ya que me estoy intentando poner al corriente con los relatos cortos de un puñado de autores que me ven con ojos enojados desde la pila de libros “por leer” desde hace más tiempo del que estoy dispuesto a admitir. Escritores de obra excéntrica, difícil de clasificar. Lo que los gringos, para propósitos prácticos, etiquetan como literatura Weird, aunque tan solo leyendo a este trio uno se puede dar cuenta de lo limitante e insuficiente que es esa palabra. Por azares del destino son escritores que por una u otra razón no son muy conocidos aquí en Latinoamérica, así que quizá esta breve postal pueda servir como guía para algunos lectores. Después de todo, ese era el propósito original hace seis años.


No tengo ni la menor idea por qué Brian Evenson no es más famoso aquí y en todas partes. En un mundo ideal sería tan admirado como Thomas Ligotti, o John Collier. Ha ganado cuatro premios O. Henry, ha sido finalista en múltiples ocasiones del World Fanatsy, del Shirley Jackson, del Edgar, y sin embargo nunca he visto algún libro suyo traducido al español. Estoy seguro que debe existir alguno, pero tomando en cuenta el ya enorme número de libros a su nombre pues debería haber más. A pesar de que en las historias de Evenson rara vez hay algún elemento sobrenatural se le suele catalogar como escritor de horror y no es difícil entender la razón. Sus relatos están empapados con una creciente sensación de desasosiego, de que algo está mal, de que algo terrible está a punto de ocurrir. Una sensación que mediante avanza el relato se vuelve abrumadora, casi insoportable. Relatos como “Past Reno”, que es casi exclusivamente sobre un hombre manejando solo en una carretera, algo que todos hemos hecho en alguna ocasión. El problema muchas veces parece tener una explicación lógica, algún problema médico, como en el caso de “A Collapse of Horses” o “Fugue State”, pero no por eso dejan de afectarnos de igual manera. En los ejemplos anteriores, estados alterados de la mente producen las más horripilantes consecuencias que habrían hecho que Philip K. Dick se echara a correr.


Cualquiera de sus muchas colecciones tiene mucho que ofrecer, ya sea THE WAVERING KNIFE o A COLLAPSE OF HORSES o CONTAGION, pero escojo la extraordinaria FUGUE STATE si por ninguna otra razón porque aquí es donde pueden encontrar a “Mudder Tongue”, la extraña historia donde el lenguaje de un hombre se desasocia de su cabeza, casi como un ente independiente. Las palabras que salen de su boca nada tienen que ver con las que quiere decir. El lector, por lo menos un servidor, debe de tener cuidado al leerlo. Hay momentos donde, gracias a la prosa de Evenson, parecería muy fácil caer en el apuro del protagonista. Asomarse tan cerca del precipicio de la locura a veces da pánico de caer al abismo del que ya no saldrás tan fácil. Lo mismo me ocurrió con “Invisible Box” donde una mujer tiene una noche de sexo con un mimo solo para después imaginar que está atrapada en una caja invisible por el resto de sus días. Hay que hacer un esfuerzo consciente para recordar que solo estás leyendo un cuento. En resumen, los relatos de FUGUE STATE no son aptos para cardiacos de mentes susceptibles...


Nathan Ballingrud es otro escritor por desgracia virtualmente desconocido aquí en México, a pesar de que sale todos los años con por lo menos algún relato en una de las antologías anuales de lo Mejor de Horror, así como frecuente participante además en antologías de Ellen Datlow como FEARFUL SYMMETRIES o LOVECRAFT UNBOUND. Hasta hoy solo existe una colección de su trabajo, la sorprendente NORTH AMERICAN LAKE MONSTERS. Como pueden ver en la portada, a menudo lo comparan con Raymond Carver, lo cual puede parecer pretencioso (por no decir injusto) si no fuera porque creo que tienen toda la razón. A diferencia de con Evenson, aquí sí van a encontrar a monstruos sobrenaturales, es solo que son casi incidentales a la trama, como en el maravilloso y trágico “The Monsters from Heaven” donde los ángeles caídos que empiezan a aparecer por todo el mundo son el mero fondo de la historia de una pareja cuyo hijo fue secuestrado hace años. Ciertamente Carver aprobaría, creo yo. Otra similitud con Carver son sus protagonistas desagradables, violentos y no muy inteligentes, que hace difícil empatizar con ellos aun cuando solo vemos su punto de vista en cada relato. “North American Lake Monsters", que da nombre a la colección es un perfecto ejemplo. A partir de una premisa similar a la clásica “The Drowned Giant” de Ballard vemos la desintegración del matrimonio de un exconvicto. Es decir, los clichés de horror cósmico se quedan cortos cuando deben encarar situaciones que de verdad nos asustan.


Laird Barron quizá sea el más conocido de los tres, si tan solo por los frikis de Lovecraft que constantemente lo quieren adoptar como uno de ellos. Eso no tiene nada de malo, por supuesto, pero si me disculpan, los relatos de Barron son mucho más. En mi experiencia es muy difícil escoger entre sus colecciones. Mi favorita sigue siendo THE BEAUTIFUL THING THAT AWAITS US ALL, sobre todo por “Blackwood’s Baby” que puede parecer texto de HP Lovecraft… si lo hubiera encontrado y rescrito Joe Lansdale (o Mike Resnick); por “The Men from Porlock” que fue incluido en THE BOOK OF CTHULHU en 2011, pero que en realidad no se parece a ningún otro cuento que vayan a leer en su vida. Más que terror aquí encaramos algo verdaderamente mítico; por “Hand of Glory”, que ya mencioné alguna vez cuando hablé de THE BOOK OF CTHULHU II. A diferencia de con los autores anteriores, las mujeres muchas veces son protagonistas en los relatos de Barron y salen mejor libradas (leyendo a Evenson es difícil no darse cuenta que la joven harpía manipuladora de “Cult” es tan castrante como la joven harpía manipuladora de “Seaside Town”, pero bueno, estoy seguro que sus problemas habrá tenido en la vida real), como es el caso de “The Carrion Gods in their Heaven”. En resumen, me parece que algunos de los mejores escritores de ficción corta hoy en día están laborando en un estado de anonimidad casi absoluta en lo que refiere a nuestro país y ojalá se pudiera cambiar esta situación. Cuando conozco cada semana a jóvenes que desean convertirse en escritores me encantaría que pudieran ver algo de este material, y no solo las mismas historias de hace 50 años que ya todos nos sabemos de memoria, para que pudieran descubrir las verdaderas posibilidades del medio.