jueves, 24 de abril de 2014

NOMINACIONES AL HUGO 2014 (Cuentos gratis)


Hace unos días apenas anunciaron las nominaciones al premio Hugo 2014 que se entregaran en la Convención Mundial en Londres a celebrarse en unos meses así que, como todos los años, es hora de sentamos a platicar sobre la fiesta más grande del año en la Ciencia-Ficción y (como de costumbre) sobre algunas de las curiosas elecciones. Será divertido averiguar cuál de todos los episodios de DOCTOR WHO se llevará el premio este año, por ejemplo, o si la decepcionante ANCILLARY JUSTICE se lleva el premio a Mejor Novela del 2014 como todos esperan. Tan solo la controversia (parece que no puede haber entrega de Hugos sin algún escandalo) sobre el escritor que “compró” su nominación nos tomaría todo el día. Antes que nada, sin embargo, es la oportunidad de leer por uno mismo lo más que se pueda de la lista. Hoy en día, cuando casi la mitad de las historias nominadas aparecen en publicaciones en línea, podemos aprovechar para leerlas gratis. Sin más, pues, procedamos a la lista de este año:


Como pueden ver, todos los relatos cortos (short story) están disponibles. Les dejo el link individual y luego una brevísima reseña para que la puedan leer después de disfrutar cada historia.

“The Water That Falls on You from Nowhere” por John Chu


John Chu es un nombre que se ha vuelto familiar para los que seguimos estas nominaciones en años recientes y este cuentito nos recuerda por qué. El asunto de la lluvia misteriosa que cae espontáneamente sobre los mentirosos parece innecesario. Un detalle de realismo mágico que no añade mucho pero cuando los personajes están tan bien desarrollados, a quién le importa. Aún si uno no es gay, la historia de este joven intentado salir del closet frente a toda su familia se vuelve completamente identificable. Excelente.




“If You Were a Dinosaur, My Love” por Rachel Swirsky


Rachel Swirsky es otro nombre que se ha vuelto ubicuo a la hora de estos premios en años recientes. Desgraciadamente debo decir que este cuento no me convenció. Demasiado dulzón para mí. Prefiero leer historias con algo de trama y no solo una viñeta sentimental. Estoy seguro que muchos estarán en desacuerdo conmigo, lo cual es perfectamente válido…

“Selkie Stories Are for Losers” por Sofia Samatar


Admito que el nombre de Sofia Samatar no me es conocido, pero es obvio que debo remediar esto. A primera vista un cuento muy sencillo y lineal, es más complejo y está mejor escrito de lo que parece. Hay que mencionar que el nivel de CF es prácticamente nulo, pero eso ya no es una excepción hoy en día en los Hugos, desgraciadamente.

“The Ink Readers of Doi Saket” por Thomas Olde Heuvelt


Al principio este cuento irreverente era mi favorito en esta categoría (no el que creo que se lo va a llevar, sino el que me gustaría que se lo llevara). La Tailandia exótica que describe para el caso podría ser una cultura completamente alienígena de otro planeta. Sin embargo, mientras escribía esta postal me di cuenta que la resolución es demasiado sencilla, que simplemente ocurre y ya. Los pies de pagina, por cierto, son una perdida de tiempo. Creo que prefiero ahora el cuento de John Chu.



En la categoría de Mejor Relato (Novelette) tenemos a dos de los candidatos:

“The Lady Astronaut of Mars” por Mary Robinette Kowal


Este relato me gustó bastante. Un ejemplo de cómo escribir una historia dulce y tierna sin caer en el sentimentalismo barato. Si no fuera por el siguiente nominado, le entregaba gustoso el premio.

“The Truth of Fact, the Truth of Feeling” por Ted Chiang


¿Existe algo que pueda añadir sobre Ted Chiang? Obvio no. Simplemente leanlo…

En la categoría de Mejor Novela Corta (Novella) también podemos disfrutar de dos de las nominadas gratis.

“Equoid” por Charles Stross


La primera es cortesía de nuestro viejo conocido Charles Stross y es parte de su serie de novelas y cuentos de “The Laundry”, esa organización británica que debe lidiar con asuntos ocultos y burocracia gubernamental al mismo tiempo. HP Lovecraft mezclado con Len Deighton, como otros han dicho ya antes. La historia en esta ocasión es quizá demasiado larga, según yo. A la mejor si solo hubiera agarrado las partes epistolares (“escritas” por Lovecraft) para hacer un cuentito corto me habría gustado más. En todo caso es divertido ver cómo se burla de la prosa de HPL. (Y quizá más importante, incluye links para los dos cuentos anteriores en la serie. Ambos ligeramente superiores)


“Wakulla Springs” por Andy Duncan & Ellen Klages


Esta última historia es un caso extraño. Impecablemente escrita, se trata de cuatro relatos individuales unidos temáticamente por el simple hecho que cada protagonista diferente pertenece a la misma familia que vive en el área mencionada por el título. Los dos primeros me encantaron, sobre todo los detalles de la película de Johnny Weissmüller, aunque al final la cosa como que se cae. No estoy seguro, además, de por qué fue nominada al Hugo. Excepto por un par de detallitos casi insignificantes al mero final, no hay nada de Ciencia-Ficción (ni siquiera de fantasía) en esta historia. Aun así, vale la pena tan solo por la primera mitad.

En fin, pónganse a leer…

miércoles, 19 de febrero de 2014

EL EXTRAÑO CASO DE MIKE RESNICK


La semana pasada visité la tienda de “Libros Libros Libros” por primera vez en muchos años. Me sale más barato pedirlos por internet, a Amazon o The Book Depository, pero tenía ganas de recordar viejos tiempos. Me divirtió mucho descubrir que el viejecito que parece ser el único que sabe dónde está cada libro ahí sigue. Entre las cosas que compré estaba la colección NEW DREAMS FOR OLD de Mike Resnick. El caso de Resnick es quizá uno de los más extraños en la historia de la ciencia-ficción. Mike Resnick es el escritor con más nominaciones al premio Hugo de todos los tiempos, con un sorprendente total de 36, dejando muy (pero muy) atrás a gente como Connie Willis. Ha sido nominado al Nebula en diez ocasiones. Al ya difunto premio HOMer fue nominado 24 veces (también más que nadie más), y al Asimov´s en 20 ocasiones. Y sin embargo, muy pocos en Latinoamérica parece conocerlo. Ciertamente en México nadie parece saber quién es.
 

El simple hecho de tantas nominaciones significa que cualquiera de sus colecciones está repleta de cuentos que compitieron por el Hugo y el Nebula, a diferencia de la mayoría de las colecciones de otros autores, que incluyen uno o dos muy buenos cuentos rodeados por material menos interesante. Existe por supuesto el caso del libro KIRINYAGA que te lo venden como una novela, pero que en realidad cada capítulo (incluyendo el prólogo y el epilogo) aparecieron originalmente como cuentos en distintas publicaciones, y que en total han recibido 67 premios y nominaciones internacionales (aparte del Hugo, el Nebula y el Locus, incluyo aquí a premios como el Ignotus de España así como los Seiun-sho y Hayakawa de Japón) convirtiéndolo automáticamente en uno de los libros más galardonados en la historia de la CF. Todo esto no es solo un curioso accidente estadístico. En mi opinión, KIRINYAGA es uno de los mejores libros que he leído en mi vida.



NEW DREAMS FOR OLD solo incluye un relato de la serie de Kirinyaga, pero según yo es uno de los mejorcitos, y si nunca han leído alguno de la serie no existe mejor introducción. Kirinyaga es un planeta que ha sido terraformado para recrear la sabana africana y donde una colonia kikuyu intenta lograr una utopía al vivir según sus antiguos valores y tradiciones ancestrales (antes que llegara el hombre blanco a imponer sus costumbres occidentales). Koriba es el protagonista, más o menos, de la serie (aunque como el Sandman de Gaiman muchas veces solo la hace de testigo o presentador de los verdaderos protagonistas de cada relato). Koriba estudió en el extranjero, en universidades europeas y conoce bien la cultura occidental, pero es un feroz guardián de las tradiciones kikuyu y hará lo que sea para mantener su utopía africana. En “For I Have Touched the Sky” Koriba conoce a una niña brillante y alegre que desea más que nada aprender a leer y escribir. Pero eso está prohibido por las tradiciones ancestrales de los kikuyu y Koriba debe hacer todo en su poder por sabotear esta ambición… con resultados trágicos.


La colección incluye además varios de sus cuentos más famosos como su “The 43 Antarean Dynasties” (ganador del Hugo en 1998, y que me recuerda sobre todo a Angélica Gorodischer), aunque existen algunas ausencias notorias como, por ejemplo, su monumental “Seven Views of Olduvai Gorge” (uno de los pocos cuentos que lograron ganar el Hugo y el Nebula el mismo año, en 1995). Esto se compensa con cuentitos como “Travels with my Cats” que gano el Hugo en 2005, “A Princess of Earth” que fue nominado el mismo año en la misma categoría y por eso no ganó, y “Down Memory Lane”, nominado al Hugo en 2006.




Un par de relatos que se quedaron sin nominaciones (cosa rara para Resnick) son sin embargo, de lo mejor que se encuentra en este libro. Me refiero a un par de historias alternas donde el amor que siente Resnick por Africa vuelve a relucir: “Mwalimu in the Squared Circle” es la extraña fantasía donde el anciano Julius Nyerere, el primer presidente de Tanzania, enfrenta en el ring de boxeo al demente Idi Amin (en la vida real el sicótico Amin de hecho ofreció el reto), y “The Burning Spear at Twilight” sobre Jomo Kenyatta tomando el mando de la Rebelión Mau Mau.


En resumen, si por alguna razón nunca han leído a Mike Resnick, busquen alguno de sus libros. Afortunadamente el señor siempre ha sido prolífico en exceso y cuenta con más de 70 novelas y 30 colecciones de cuentos en su haber. Personalmente prefiero sus cuentos, pero lo que sea es garantía de entretenimiento.

sábado, 8 de febrero de 2014

EL SINGULAR RUDY RUCKER


Se supone que la nueva novela del maestro Rudy Rucker, THE BIG AHA, tenía que haber llegado esta semana pero los de Amazon me traen otra vez como novia de pueblo. (Y por supuesto el próximo lunes, después de que no ha llegado ningún libro en dos semanas, van a aparecer cuatro o cinco cajas). Esto sería algo molesto si no fuera porque yo ya había decidido volver a releer partes de POSTSINGULAR antes de enfrentar a la nueva novela. El retraso logró que decidiera mejor releerla completa. Por supuesto no es necesario leer un libro para poder entender el siguiente. Ambas son novelas independientes. Por las sinopsis que me he encontrado, sin embargo, THE BIG AHA parece lidiar con varios de los temas que Rucker ya ha explorado obsesivamente en novelas anteriores como HYLOZOIC, FREK & THE ELIXIR, y la misma POSTSINGULAR. En todo caso, cualquier excusa para releer a Rucker es buena.


Cuando se habla del concepto de una Singularidad Tecnológica, usualmente se menciona a Vernor Vinge (ciertamente, él fue el que popularizó el término), y sus multi-premiadas novelas de los 90s, A FIRE UPON THE DEEP y A DEEPNESS IN THE SKY, pero que en realidad ha estado explorando el tema desde los 80s en cuentos y libros como el famoso “True Names” y MAROONED IN REALTIME. Personalmente, si me preguntaran a mí (y por supuesto, nadie lo va a hacer) yo propondría a Rudy Rucker como un Santo Patrono de la Singularidad más apropiado que Vinge. No me malentiendan. Los libros de Vinge son asombrosos. Desde un punto de vista más egoísta me dan envidia de la buena. Desearía haberlos escritos yo. Es solo que… Vinge tiende a ser un poco aburrido de vez en cuando. Eso jamás podría ser dicho de Rudy Rucker.


Si definimos a la Singularidad Tecnológica como: “un punto en el futuro donde se predice que el progreso tecnológico se acelerará debido al desarrollo de la inteligencia artificial, alterando radicalmente nuestro entorno social, y quizá hasta la misma naturaleza humana de manera tal que cualquier ser humano anterior a la Singularidad sería incapaz de comprender o predecir” entonces queda obvio que se requiere de alguien con imaginación descarriada para poder expresar en palabras semejante fenomeno.
 

POSTSINGULAR inicia con dos “capítulos” que aparecieron originalmente en forma de cuentos en la revista ASIMOV’S hace algunos años. “Chu & the Nants” nos narra lo que ocurre cuando una nube de nano-procesadores son liberados sobre la superficie de Marte, creándose una súper-computadora que es más bien una especie de esfera de Dyson que adquiere consciencia (esencialmente es una inteligencia artificial con un radio de 250 mil millones de kilómetros con una capacidad quakkabyte de quakkaflop) hasta que un niño autista se aprende una línea de código de un millón de dígitos para controlarla. Todo esto ocurre en las primeras 15 páginas. En el segundo cuento “Postsingular”, que aquí se divide en los Capítulos 2 y 3, una segunda Singularidad ocurre. Y ni siquiera hemos llegado a la página 50. Es decir, el librito está saturado con la clase de ideas y maravillas conceptuales que uno suele encontrar en las historias de Charles Stross (su libro ACCELERANDO es probablemente el mejor ejemplo) y desgraciadamente en muy pocos otros lugares.

La trama es (típico de Rucker) extremadamente divertida, poblada por personajes excéntricos, desde nerds hasta autistas (a veces es difícil distinguir cuál es cuál), pasando por oportunistas y estafadores y hasta políticos de ultra-derecha. Inclusive hay uno que otro personaje que se le podría considerar “normal”. Habiendo dicho todo esto, lo más atractivo de la novela son las maravillas que la imaginación de Rucker logra concebir para intentar ilustrar lo que nos ocurriría tras experimentar la Singularidad. Pocas veces se van a reír tanto (ciertamente no en las novelas de Vinge).

Como menciona Cory Doctorow en su propia reseña, POSTSINGULAR es:  “pure Rucker: a dope-addled exploration of the way-out fringes of string theory and the quantum universe that distorts the possible into the most improbable contortions.” Huelga decir que estoy completamente de acuerdo con lo que dice William Gibson (que usualmente sabe de lo que habla mejor que yo) en la portada que puse arriba…

Pero no es necesario que confíen ciegamente en mi opinión. Rucker puso la novela a disposición de todo el público, gratis, a través de una licencia de Creative Commons (CC). Léanla, y luego me pueden dar las gracias: http://www.rudyrucker.com/postsingular/

viernes, 31 de enero de 2014

LOS AMIGOS DE NIETZSCHE


El año pasado mi amigo Bef estaba leyendo novelas de súper-héroes para un proyecto suyo, y hace un par de semanas le mencioné que me había topado con un librito llamado VICIOUS de V.E. Schwab que podría interesarle. (Bef ya andaba en otro proyecto, pero cualquier excusa es buena para platicar). El punto de todo esto es que, por uno de esos accidentes cósmicos que ocurren todo el tiempo, el siguiente libro que me tocó leer resultó muy similar. Apenas hoy en la mañana logré terminar THE VIOLENT CENTURY de Lavie Tidhar, escritor que vive en Inglaterra pero que de hecho es nacido en Israel, lo cual a la mejor explica su punto de vista y sensibilidades tan distintas a las del típico autor gringo. Hace casi dos años reseñé muy brevemente aquí mismo su extraordinaria novela OSAMA (donde Osama Bin Laden es el protagonista de novelitas baratas con nombres como “Sinai Bombings” o “World Trade Center”. Hasta el día de hoy me sorprende que la haya logrado publicar en Estados Unidos). Muy recomendados además son sus cuentos de la “Central Station”, sobre una Tel Aviv en el futuro cercano.
 

THE VIOLENT CENTURY es la “historia secreta” del siglo XX, contada por dos amigos inseparables… hasta que su amistad se quebró. A lo largo de los últimos 70 años ambos protegieron al imperio británico. Pero algo ocurrió una mala noche en Berlín y su relación nunca volvió a ser la misma. Con el paso de los años se separaron y tomaron sus propios caminos. Hasta el día de hoy, cuando uno de ellos encuentra a su viejo compañero Fogg en una cantina de mala muerte, para llevarlo de vuelta con el “Old Man”. Un viejo cabo suelto necesita ser resuelto, y los fantasmas del pasado jamás descansan…
 

Intercalada con la narración en el presente están escenas situadas a lo largo del siglo XX, desde Auschwitz hasta Vietnam, desde la Segunda Guerra Mundial hasta los finales de la Guerra Fría, donde desfilan todos los monstruos y fenómenos de este mundo (la palabra “súper-héroes” jamás aparece). El contraste entre todos es notorio, desde los héroes patrióticos de los gringos, casi diseñados por algún departamento de marketing (de la misma manera que los Nazis exhibían a sus Übermenschen arios) hasta los campeones proletarios de la Unión Soviética, pasando (por supuesto) por los “héroes” británicos que más bien se esconden en las sombras y dejan que los Niños Grandes se peleen entre sí. John Le Carre aprobaría todo esto. Esta es una historia muy diferente a la que contaría un comic gringo (o inclusive la serie de antologías WILDCARDS de George R.R. Martin, por agarrar un ejemplo en prosa inmediato). Uno de los mejores momentos de la novela es al final, durante el juicio del Dr. Vomacht, el científico Nazi cuyas alteraciones a la ley de probabilidades resultó en los Übermenschen, con el testimonio de un tal Joseph Shuster. Cuando el abogado le pregunta “¿qué es un héroe?”, Shuster responde: “You need to first understand what it means to be a Jew.”

 
Imposible no mencionar por lo menos el… curioso estilo de prosa que Lavie Tidhar decide utilizar aquí. Una especie de tercera persona omnisciente, pero donde las oraciones parecieran más bien las instrucciones de un guion. No utiliza las comillas para las líneas de dialogo, sino simples guiones. Es decir, como escribimos nosotros en castellano. Como se podrán imaginar, más de un gringo ya se ha quejado que el libro es imposible de leer. (A la mejor nosotros estamos mejor equipados para leer esta novela). Con estas frases cortas, casi sin adjetivos, y capítulos muy breves, no estoy seguro si Tidhar estaba intentando hacer el equivalente en prosa de los paneles de un comic. El resultado, exitoso o no, es que uno tarda un par de páginas en acostumbrarse a la narración. Aquí sí supongo que cada lector tendrá una reacción diferente. Caveat emptor.
 

Imagino que cualquier novela en prosa sobre súper-héroes inevitablemente tiene que ser comparada con la famosa SUPERFOLKS de Robert Mayer, la abuelita de todas las demás. Personalmente yo siempre he creído que esa novela es aburrida como ella sola, así que yo preferiría no hacerlo. En algunas páginas he visto también que, debido a este enfoque no solo de “súper-héroes en el mundo real” sino sobre todo el de narrar la historia del siglo XX a través de estos fantásticos personajes, la novela ya ha sido comparada con WATCHMEN del maestro Alan Moore. Esto es por supuesto injusto. Lo más atractivo de WATCHMEN no era tanto la trama sino la manera en que Moore contaba la historia. Una estructura narrativa que era una verdadera obra maestra de relojería. En THE VIOLENT CENTURY, aparte del curioso estilo y los constantes saltos en el tiempo, Lavie Tidhar en realidad está contando una historia bastante lineal. Si tuviera que hacer una comparación para que tengan una mejor idea de lo que los espera, a mí en realidad me recuerda más a ZENITH de Grant Morrison. En resumen, recomendada.

sábado, 16 de noviembre de 2013

COMPARACIONES IMPOSIBLES...


Si son lectores de ciencia-ficción supongo que inevitablemente habrán escuchado sobre ANCILLARY JUSTICE de Ann Leckie en meses recientes. Es casi imposible no haberlo hecho. En mi caso, yo me enteré de ella en uno de los podcasts de Jonathan Strahan. En más de una ocasión me he enterado por primera vez de excelente material de lectura gracias a estos podcasts. Jamás había oído el nombre de la escritora, así que quedé intrigado. No me tomó mucho averiguar que todos estaban hablando de esta novela, cansándose de elogiarla. La comparan una y otra vez con Iain Banks y Ursula Le Guin. Inmediatamente me entró una vaga duda. Por lo general confieso que desconfío de libros que son celebrados con tan extravagantes comparaciones. Es como decir que este jugador es el nuevo Michael Jordan. Sin embargo, como ya mencioné, las recomendaciones de Strahan usualmente me gustan. Además de todo esto, un par de amigos de España que normalmente saben de lo que hablan me habían comentado que les gustó. Así pues, la compré…
 
 
…y quedé decepcionado. No hay absolutamente nada mal en esta novela. Está bien escrita, la trama bien pensada (aunque empieza hasta como la página 80) y al final no hay cabos sueltos. Es solo que en ningún momento me fascinó. Jamás me agarró de los testículos y me dejó boquiabierto (como mi lectura de la semana pasada). Quizá debo aclarar que las novelas de CF militar (salvo un par de notables excepciones) nunca han sido de mi total agrado. Por cada THE FOREVER WAR existen un centenar de libros de David Weber. (No me exijan títulos porque según yo todas las novelas de Weber son idénticas entre sí). Para el caso, prefiero las novelitas que Dan Abnett escribe para Warhammer 40K, como la entretenida FIRST AND ONLY, que no serán gran literatura pero por lo menos no se toman a sí mismas demasiado en serio (uno de los principales defectos de STARSHIP TROOPERS de Heinlein, si me lo preguntan).
 
 
Quizá fue un error leer BLINDSIGHT justo antes. De hecho, estoy convencido que lo fue. Ya sé que son completamente diferentes, y comparar una con la otra es injusto, para ANCILLARY JUSTICE y para Ann Leckie, pero ni modo. Todo mundo la está comparando ya con otros gigantes del medio, así que creo que han abierto la puerta a este jueguito. En cuyo caso, la Leckie sale perdiendo. La verdad es que inmediatamente sentí la falta de invención demente presente en cada página del libro de Peter Watts. Mientras más leía, más fruncía el ceño, completamente confundido por la espectacular popularidad de esta novela. La gente está comparando a la Leckie con Le Guin, por amor a dios. De plano interrumpí mi lectura por un par de noches, en un esfuerzo por replegarme. Intenté encontrar elementos que quizá había despreciado.
 

El detallito de usar siempre pronombres femeninos es simpático al principio, lo admito, pero después de un rato uno se queda pensando cuál es el punto. Efectivamente, Le Guin hizo algo parecido en THE LEFT HAND OF DARKNESS, pero creo que es obvio que ahí existía un propósito bastante específico (y esencial para la novela. El asunto del género cambiante de varios de los protagonistas es fundamental). Aquí, aparte de servir para demostrar que es una cultura aliena, no sirve de mucho, en mi opinión. Cuando gente menciona que creyeron identificar rasgos de Iain Banks, asumo que se refieren a las gigantescas naves conscientes que transportan a las tropas, a los ancillaries del título. Los ancillaries en sí, (que tienen cierta deuda con Anne McCaffrey, seamos honestos) con su punto de vista y narración múltiple son una idea divertida pero, de nuevo, nada que no haya visto antes. En lo que si le doy mucho crédito es a la hora de inventar todo este universo. Se nota que la señora le dedicó un buen rato a esto. Como siempre, el esfuerzo se aprecia. Estoy seguro que hay material de sobra para explotar en novelas futuras. Aquí sí le encuentro algunos toques dignos del maestro Banks y sus novelas de la Cultura (aunque sin las geniales pinceladas sociales que llenan sus libros). Curiosamente, la única queja que he leído sobre este libro es en este aspecto. Más de un lector se queja de que Leckie no explica muy bien su universo. De hecho, eso es de lo poco destacable en esta novela. Detesto cuando te lo explican todo como si fueras niño idiota. Como mencioné arriba, la trama se tarda un poco en comenzar. Y averiguamos lo que en realidad está pasando como 50 páginas después, pero una vez que eso ocurre confieso que el libro se vuelve mucho más ameno y se devora en un par de sentadas.

Al final del día, supongo que entiendo la razón de la popularidad de la novela de la Leckie. Es una aventura bien narrada, de fácil lectura y que jamás exige demasiado al lector, con uno que otro destello original. Más que a Le Guin o a Banks, me recordó más bien a Lois McMaster Bujold, otra autora extremadamente popular, que escribe libros de CF militar muy sencillitos y que gana premio tras premio, pero que personalmente nunca le he encontrado el gusto (y eso que lo he intentado en más de una ocasión). No dudo ni por un segundo que ANCILLARY JUSTICE va a estar presente en la lista de finalistas del Hugo del próximo año. Por mi parte, apenas lo acabé anoche y ya he olvidado casi todos los detalles. No pienso regresar para la secuela inevitable.

jueves, 7 de noviembre de 2013

LA CIENCIA-FICCIÓN DURA DE PETER WATTS

En el futuro cercano, la humanidad averigua por fin que no está sola en el universo. Sin embargo, los extraterrestres no están tan lejos como creíamos. Están a la vuelta de la esquina, en la periferia de nuestro sistema solar, más allá del Cinturón de Kuiper. Una pequeña expedición, liderada por un vampiro y nuestro protagonista autista, debe viajar hasta las inmediaciones de la Nube de Oort con la responsabilidad de hacer Primer Contacto…


Estoy seguro que les ha ocurrido. Oyen sobre un libro, se emocionan y corren a comprarlo en Amazon. Pasan dos semanas y llega el libro a su casa. Para entonces ya escucharon sobre otro libro y están obsesionados con eso mientras que el que acaba llegar no podía interesarles menos. Este tipo de comportamiento inmaduro (o de trastorno por déficit de atención, si soy honesto) explica en gran medida a) por qué adoró la opción del Kindle en Amazon que me permite comprar y leer el libro que quiero en ese preciso instante cuando me urge, y b) mi excusa débil de porqué nunca había leído la novela de BLINDSIGHT del canadiense Peter Watts, a pesar que llevaba más de seis años juntando polvo en mi casa.


Había leído en alguna ocasión su anterior STARFISH, que me encantó, y varios de sus cuentos, pero nada me preparó para este shock cultural. A partir de ese viejísimo cliché de la ciencia-ficción, el del Primer Contacto, Peter Watts logra aquí algo verdaderamente diferente y fresco. Lo más curioso es que Watts publicó esta novela gratis en el internet por medio de una licencia de Creative Commons, y según él eso fue lo que la salvó de morir en el anonimato absoluto. Poco después la nominaron a un Campbell, un Locus, y hasta un Hugo (y no tengo la menor idea por qué no ganó) (*). El mismísimo Charles Stross la describió de la siguiente manera: “Imagine a neurobiology-obsessed versión of Greg Egan writing a First Contact story from the point of view of a zombie posthuman crewman aboard a starship captained by a vampire”. Por su parte, Elizabeth Bear opina que es la mejor novela de Ciencia-Ficción Dura que se ha escrito en lo que va del siglo XXI, y aunque suena hiperbólico simplemente no tengo argumentos con qué discutirle. En efecto, leyendo esta novela volví a sentir la misma emoción que recuerdo cuando leí por primera vez los cuentos de Egan hace más de 20 años. La sensación de estar leyendo algo completamente nuevo.


La exuberancia de ideas en esta novela es verdaderamente insólita, no solo cada página sino casi cada oración, todas y cada una reguladas bajo la más rigurosa ciencia-ficción dura. Hasta la presencia de los vampiros tiene explicación neurológica (e histológica). La ambición de ideas incluye a los mismos personajes, todos únicos. Aparte de los dos que ya mencioné arriba, está Susan James, una esquizofrénica con cuatro personalidades, cada una tan importante a la trama como los demás (déjà vu de la Crazy Jane de Grant Morrison en DOOM PATROL), una esquizofrenia intencional, lograda mediante cirugía para particionar su cerebro y crear unidades de procesamiento analítico separadas. (El protagonista es autista porque su madre le hizo una hemisferectomía radical que le amputó medio cerebro). La discusión sobre cómo los seres humanos teníamos nuestra personalidad fragmentada hasta muy recientemente por razones evolucionarias me deja boquiabierto. Tenemos además a Isaac Szpindel, un biólogo que irónicamente es más máquina que hombre, y que literalmente ve rayos-X y conoce el sabor del ultrasonido. Algunos críticos, gringos por supuesto, se quejaron que ninguno de estos personajes es particularmente simpático o agradable. Quizá, pero todos son interesantes a mas no poder. Fascinantes, inclusive diría yo. La clase de personajes sobre los que me gusta leer. Los que se ofenden fácil mejor aléjense de este libro.

Algunos párrafos son bastante técnicos, hay que explicar de antemano. A mucha gente esto no les gusta. A mí me molestan cuando son infodumps descarados, que el autor no sabe cómo incluir de otra manera, pero en el caso de BLINDSIGHT esto no ocurre. Por otra parte, es imposible negar que no son sencillos. Aun con los apéndices al final, tuve que leer algunas partes un par de veces antes de poder estar seguro de entender lo que estaba ocurriendo. Las ideas filosóficas, también, son bastante atrevidas. El argumento de la Habitación China, por ejemplo, es sorprendente, y una contraparte interesante de la Prueba de Turing. El mismo título de la novela se refiere al estudio ontológico y epistemológico de ciertos estados mentales, sus efectos y causas.

A pesar de las palabras de Stross, debo decir que el principio me recordó más a Clarke (sobre todo el de los 70s), y conforme avanza la historia y se desarrolla el tema de Primer Contacto con seres verdaderamente alienos, y cuestiones sobre la identidad y la consciencia saltan al frente, me puse a pensar más en el Stanislaw Lem de SOLARIS (si me perdonan la comparación algo fumada), o quizá en la menos conocida THE INVINCIBLE, también de Lem. Supongo que existen peores autores y obras con los que ser comparados. Para hacerles el cuento corto, en el improbable caso que sean tan estúpidos como yo y nunca la hayan leído, pues acaben de leer esta postal ya y vayan corriendo a leer BLINDSIGHT.

Aquí les dejo el link con el texto completo. Recuerden que no es una copia pirata, sino la novela oficial que Peter Watts ofreció gratis en internet:

http://www.rifters.com/real/Blindsight.htm

(*) La novela ganadora, RAINBOWS END de Vernor Vinge, casualmente también era de CF Dura pero según yo, aparte del antisociable protagonista que la verdad me caía bien, en realidad ofrece muy poco en comparación al libro de Watts. (Honestamente se me hizo algo tediosa y sin razón de ser). Por otra parte algunos de ustedes se acordaran que tan solo el año anterior la SPIN de Robert Charles Wilson le ganó el Hugo a la ACCELERANDO de Stross, ¿así que qué diablos se yo?

miércoles, 16 de octubre de 2013

ANTHONY BOUCHER REGRESA (OTRA VEZ)


A las carreras, la postal de hoy es algo breve, pero no quería irme a la oficina sin antes mencionar aunque sea algunas palabras sobre la noticia que NESFA Press ha decidido reeditar la invaluable colección THE COMPLEAT BOUCHER. Como el titulo nos lo está diciendo, el libro junta todos los relatos fantásticos que escribió Anthony Boucher (pseudónimo de William Parker White), por lo que es un volumen que ningún aficionado de la ciencia-ficción puede dejar de tener en sus anaqueles. Yo tengo la primera edición, la de 1999 (con la portada de abajo), pero para conmemorar la ocasión nuestros amigos de NESFA comisionaron una portada nueva del genial Bob Eggleton en persona (ésta de la izquierda). A pesar de que el contenido dentro de sus poquito más de 500 páginas es el mismo, confieso que le tengo ganas tan solo por la portadita. En todo caso, si no tienen ninguna de las dos ediciones esta es la oportunidad perfecta para remediar tal situación.
 

A Anthony Boucher lo recordamos sobre todo por su incansable labor de editor. Como co-fundador de la legendaria Magazine of Fantasy & Science Fiction, fue el principal responsable de elevar el nivel literario de los cuentos de CF durante la década de los 50s y, junto con la Galaxy de Horace Gold, los que finalmente lograron romper el monopolio de Campbell y Astounding sobre todo el género. Si uno investiga un poco más a fondo descubre que Boucher fue el primero en traducir a Borges al inglés (con el cuento “El jardín de senderos que se bifurcan” para la Ellery Queen Mystery Magazine).
 

Lo que nadie parece recordar es que el señor de hecho empezó como escritor y algunos de los mejores y más distintivos cuentos dentro del género provienen de su pluma. Su relato más conocido quizá siga siendo la clásica novela corta “The Compleat Werewolf”, que el mismo Gaiman ha llamado una obra maestra en repetidas ocasiones. “They Bite” es una joyita que todos los fanáticos del Horror se deben saber de memoria, y “We Print the Truth” debió ser un episodio de THE TWILIGHT ZONE original, en mi opinión (en serio parece que Rod Serling lo hubiera escrito). Pero si me preguntan a mí, su obra maestra fue, por mucho, el irreverente “The Quest for Saint Aquin”, una verdadera epopeya post-apocalíptica con cero de violencia y que todo ateo y creyente por igual deben de leer, y que seguramente inspiró a Walter Miller a escribir su inolvidable “A Canticle for Leibowitz” algunos años después. Desde niño nunca he olvidado al burro robot del protagonista, tan letrado en asuntos teológicos.

A este cuentito lo pueden encontrar ni más ni menos que en el primer volumen de THE SCIENCE FICTION HALL OF FAME, donde comparte páginas con cuentos de la talla de “Nightfall” de Asimov, “Microcosmic God” de Sturgeon, “A Martian Odyssey” de Weinbaum, “Scanners Live in Vain” de Cordwainer Smith, “The Nine Billion Names of God” de Clarke, y “Flowers for Algernon” de Daniel Keyes, entre otros. Es decir, no con cualquiera…
 
Finalmente, un dato extra para que la postal no parezca tan raquítica. Hace algunas semanas, tras el desafortunado fallecimiento de Fred Pohl, muchos mencionaron su libro THE WAY THE FUTURE WAS como un documento imprescindible para conocer los detrás de bambalinas de la cultura del fandom de la CF en los años 40s y 50s (comentarios similares a los que recibe THE FUTURIANS de Damon Knight). Yo a esto le sumaria la novela de misterio de Boucher, ROCKET TO THE MORGUE, que además de ser muy buena es un reflejo extraordinariamente fiel del fandom de la CF en la costa oeste, específicamente California, durante la Edad de Oro, con apariciones (disfrazadas no muy sutilmente) de Robert Heinlein, Jack Williamson, Julius Schwartz, y hasta el Cientólogo mayor L. Ron Hubbard. En resumen, es una verdadera lástima que Anthony Boucher de alguna manera se ha caído entre las rendijas de la historia y se haya convertido en un escritor virtualmente olvidado. Si tienen oportunidad, busquen este libro. No se van a arrepentir.