viernes, 6 de marzo de 2015

MIS CINCO NOVELAS MARCIANAS FAVORITAS

El otro día a mitad de un cafecito bastante agradable me pidieron una lista de las 5 Mejores Novelas de Ciencia-Ficción de todos los tiempos. Casi le aviento el café en la cara. Periódicamente me encuentro con estas “listas” en mi muro. Mi reacción siempre es la misma. ¿Cómo se supone que uno debe escoger 5 novelas de entre toda la CF? Es ridículo. Una de las mejores del año pasado ya de por si es difícil. Pídanme una de las 5 mejores novelas de los 90s, a la mejor. O una de las 5 mejores novelas en la Luna, o de viajes en el tiempo. Las cinco mejores ucronías, qué se yo. Eso podría ser un ejercicio divertido que no deje afuera a tantas novelas que inevitablemente alguien se ofende. Así pues, ofrezco a su consideración esta lista de las 5 Mejores Novelas en Marte. Para que no me vayan a gritar luego, mejor la llamamos Mis 5 Novelas Favoritas en Marte y nos ahorramos problemas. Lo digo de antemano porque existen varias ausencias notorias…


Para empezar, no van a encontrar aquí ninguna novela marciana de Kim Stanley Robinson, lo que me va a descalificar ante los ojos de muchos. Lo sé pero no me importa. La trilogía de Robinson, sobre todo el primer libro, es un monumental intento de retratar lo que sería en realidad la colonización y terraformacion del planeta rojo. Lástima que es aburrido como él solo (en mi opinión). Si me preguntan, estos tres libros son los responsables de toda una década de novelas marcianas tediosas. Por desgracia tampoco van a encontrar a STRANGER IN A STRANGE LAND o a PODKAYNE OF MARS, muy a mi pesar ya que son dos de mis novelas favoritas de Heinlein. Ni modo, ninguna de las dos ocurre en Marte aparte de un manojo de breves capítulos. (Su RED PLANET si lo hace pero siempre se me ha hecho una de sus peores novelas). Con esos pequeños caveats fuera del camino, comencemos:



5) MARTIAN TIME-SLIP de Philip K. Dick. Caso raro para PKD, aquí no van a encontrar preguntas ontológicas sobre la verdadera naturaleza de la realidad. El Marte de Dick no es el poético de Bradbury ni el aventurero de Edgar Rice Burroughs, pero tampoco es el realista de Robinson. Es un Marte simbólico, casi una metáfora, de una soledad y desolación absoluta. Los protagonistas no enfrentan ningún gran conflicto aparte del tedio diario de sus vidas, donde deben enfrentar el polvo y el aburrimiento. Hay una trama de fondo (una especie de estafa de bienes raíces para explotar un territorio sagrado para los marcianos originales) pero, igual que en la mayoría de las novelas de PKD, es solo una excusa para poder describir las angustiantes vidas de sus protagonistas que luchan por encontrar un significado, cualquier motivo por levantarse de la cama todos los días. Quizá solo GATEWAY de Pohl incluye a un elenco de personajes más desesperado.



4) THE MARTIAN CHRONICLES de Ray Bradbury. Aquí estoy haciendo trampa, por supuesto.  El libro es maravilloso, pero no es una novela (no me importa lo que dice Borges). Hasta como una “fixup novel” hay que aguzar los ojos e ignorar ciertos detalles para aceptarla como tal. Pero es uno de mis libros favoritos de toda la vida, así que se aguantan. El Marte de Bradbury (que recientemente volvió a fallecer en Facebook en un momento digno de uno de sus cuentos) tiene poco que ver con el Marte que la NASA nos ha descrito. John Campbell, el legendario editor de Astounding, rechazó todos los cuentos de este libro por su falta de rigor científico. Esto no fue debido a que Bradbury fuera un ignorante, por supuesto. Es solo que Bradbury, igual que PKD, no estaba interesado en describir ese Marte. El Marte de este libro es un reflejo obvio del Medio Oeste norteamericano, el de la infancia de su autor. Es esto lo que le permite alcanzar una belleza asombrosa en varios de estos cuentos. Un recuerdo nostálgico de una época que ya termino y nunca regresara. Entre mis relatos favoritos están “The Long Years” y “The Million-Year Picnic”.


3) THE QUANTUM THIEF de Hannu Rajaniemi. El libro más reciente de la lista, y quizá el más osado. Este es el tipo de libro que no se podría haber escrito hace tan solo 10 años y que a menos que seas un lector veterano de la CF no le vas a encontrar el chiste. En lo personal es el tipo de novelas que me encantan. Jean le Flambeur es un legendario ladrón que escapa de una prisión conceptual (la única manera de salir es utilizando la Teoría de Juegos) y que debe regresar a Marte para recuperar sus recuerdos. La sociedad entera de Marte vive dentro de Oubliette, la única ciudad en el planeta. Oubliette existe y se mantiene gracias al trabajo forzado de Almas Muertas, “Nikolai Gogols” esclavizados. En Oubliette, Isidore Beautrelet es un detective que trabaja para uno de los misteriosos tzaddik que mantienen el orden en esta sociedad. En Oubliette el tiempo es una divisa… En resumen lo que podría parecer un soberano batidillo de ideas para un lector neófito es en realidad una de las primeras obras maestras de este siglo. El finlandés Rajaniemi nos demuestra, por si a alguien todavía no le queda claro en pleno siglo XXI, que no solo los gringos y el resto de los anglosajones pueden escribir grandes novelas de CF.


2) RED DUST de Paul McAuley. En plena década de los 90s, cuando todos querían imitar las novelas de Marte de Kim Stanley Robinson, apareció este librito que básicamente le mentó la madre a todos. Es un Marte bastante realista en términos científicos (como todo lo que escribe McAuley), la diferencia radica en la imaginación descarriada del autor. En vez de geólogos que pasan capítulos enteros estudiando la composición del suelo marciano y discutiendo la ética de colonizar un planeta extraño, aquí van a encontrar a emperadores chinos, DJs piratas transmitiendo canciones de Elvis, un monasterio tibetano gobernado por una Inteligencia Artificial, vaqueros conduciendo ganado genéticamente modificado a lo largo del desierto marciano… y nuestro pobre protagonista que accidentalmente se involucra en las maquinaciones políticas mientras recorre Marte en busca de sus abuelos desaparecidos. Un libro muy divertido que no mucha gente conoce pero que les recomiendo bastante.


1) DESOLATION ROAD de Ian McDonald. Más de una persona ha comparado esta novela con CIEN AÑOS DE SOLEDAD y por única vez supongo que no es exageración. Mi novela favorita de Marte (por mucho) es una joya del realismo mágico que toca los bordes de la CF y la Fantasía. Siempre me sorprendió que esta fue la primera novela de McDonald y si bien libros posteriores, como RIVER OF GODS, la han igualado no creo que ninguna la haya superado. La prosa es bellísima, tan memorable como la del mismo Bradbury (si me permiten la blasfemia). La escena donde la lluvia cae sobre el Viking es particularmente hermosa, por ejemplo. “Desolation Road” se refiere a una pequeña comunidad en un oasis al lado de una vía ferroviaria a mitad del desierto marciano. La novela inicia con la fundación de esta comunidad por el Doctor Alimantando y continua a lo largo de los años y décadas con las vidas entrelazadas de todos sus habitantes a través de varias generaciones. Irónicamente, el nombre de Marte jamás se menciona en el libro...


Me gustaría hacer una mención honorifica muy breve a novelas como THE SECRET OF SINHARAT de la señora Leigh Brackett (la versión expandida de “Queen of the Martian Catacombs”, un título tan estrambótico que me habría gustado escribirlo yo primero), un libro de aventuras en el desierto marciano fantástico que siempre me ha gustado mucho más que cualquier novela de Edgar Rice Burroughs, y THE SANDS OF MARS (de hecho el primer libro de Clarke que leí en mi vida y que todavía me trae recuerdos entrañables)

7 comentarios:

  1. Veo que "Red dust" fue ademas una ganga! :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hasta ESO me gustó de RED DUST!

      (Uno de esos bargain books que valen la pena y que muy de vez en cuando te encuentras en Amazon)

      Eliminar
  2. Me alegra saber que alguien comparte mi opinión de Desolation Road. Una novela llena de imágenes sorprendentes y evocadoras. Como la dignidad humana se retrata con historias tan pedestres como pintar una puerta de color verde. Una joya. Y un tesoro mundial Ian McDonald.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. De acuerdo, Jaime. ¿Imagino que has podido leer también RIVER OF GODS? En mi opinión una de las mejores novelas del siglo XXI.

      Eliminar
    2. He leído casi todas las obras de McDonald, excepto Sacrifice of fools y Terminal Cafe. Un autor tremendamente infravalorado.

      Eliminar
  3. Mira, y yo que pensaba que nadie conocía esta novela (Aunque la publicó en español MR). Pero, en efecto, es grande a más no poder y a diferencia de Marte Tricolor, es bella, poética y , definitivamente, DIVERTIDA.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tres del final no solo son grandes novelas sino además MUY divertidas. La principal razón por las que las incluí.

      Eliminar