lunes, 11 de mayo de 2015

EL EXPERIMENTO DE KEN LIU

En la misma caja de Amazon donde llegó THE FIFTH HEART también venia THE GRACE OF KINGS, la tan esperada primera novela de Ken Liu. ¿Necesito añadir algo para explicar mis ansias de devorar este libro? Los cuentos y relatos cortos de Ken Liu se han vuelto en tan solo unos cuantos años en lectura obligada para todos los que se precien de ser conocedores de ciencia-ficción y de la literatura fantástica en general. Cuentos inteligentes y originales como pocos otros. Historias que se vuelven inmediatamente entrañables, y que permanecen en la memoria por mucho tiempo después de acabarlos. Tan buenos, de hecho, que la verdad al principio yo no estaba muy seguro de querer leer esta novela. Verán, ya he cometido este mismo error con anterioridad. ¿De cuántos grandes cuentistas, perfectos en esa extensión, no nos hemos enamorado solo para quedar decepcionados cuando intentan escribir una novela? Los casos de Harlan Ellison y Ray Bradbury son legendarios. Ninguna de las escasas novelas de Sturgeon me convencen, si soy honesto. Ted Chiang nunca ha intentado escribir una novela y quizá así sea mejor. Por otra parte, todas las reseñas (y en serio quiero decir todas) parecían indicar que el libro no solo era bueno, sino excelente. Todos los comentarios eran unánimes en su elogio. Suspiro enorme…


Aquí a la mejor sería un buen momento para admitir que a pesar que todavía me encanta leer novelas de fantasía, ya no soy tan afecto a la fantasía épica como antes. Así como antes todos querían escribir el siguiente THE LORD OF THE RINGS (resultando en décadas y décadas de imitadores grises y tediosos), hoy en día los escritores parecen obsesionados con escribir el nuevo A GAME OF THRONES, con resultados igual de deprimentes. Después de años y años de leer a estos tímidos impostores me temo que he desarrollado una ligera aversión por cualquier libro que no sea por completo original. Me fascinan novelas de fantasía como THE  VORRH, que tienen hasta a Alan Moore etiquetándola como la primera gran obra de fantasía del nuevo siglo, o CLOUD & ASHES de Greer Gilman. Libros ambiciosos y experimentales; de prosa elegante, exigente (el enemigo de los best-sellers), y premisas inusuales, casi imposibles (otro gran obstáculo si lo que quieres es vender libros). Me atrevería a decir que la fantasía épica no se presta para estos juegos literarios pirotécnicos si no fuera porque el maestro M. John Harrison ya demostró lo contrario hace más de 30 años con VIRICONIUM. Lo cierto es que THE GRACE OF KINGS carece por completo de estas características. Esto no pretende ser un criticismo, claro. Quiere decir que en menos de un año va a estar en la lista de finalistas de todos los premios en el género y venderá como pan caliente. Bien por Ken Liu.


Paso por paso. Todo mundo insistía que si bien la trama no tiene nada de original, la manera en que THE GRACE OF KINGS contaba su historia era totalmente distinta. Después de leerlo tengo que diferir. Mientras THE VORRH empuja los límites de lo que parecía posible, en términos de estructura y de profundidad, THE GRACE OF KINGS meramente repite lo que todas las otras fantasías épicas ya ofrecen. En vez de usar el trillado mundo medieval europeo el autor explota más bien las leyendas y la mitología china (sobre todo las de la dinastía Han). Quizá para varios lectores en occidente esto sea suficiente para dar la impresión de novedad. Al final del día, sin embargo, los mismos personajes (arquetipos o clichés es a gusto del lector) que ya conocemos de sobra habitan este libro. El rebelde travieso, ladrón con corazón de oro (al principio hasta creí que estaba leyendo por accidente THE LIES OF LOCKE LAMORA, solo que sin el ingenio y la energía de la novela de Scott Lynch), el noble guerrero, heredero del destino. Como buena leyenda milenaria, los personajes son caricaturas que solo son capaces de pensar en términos absolutos (aquí si concedo que Liu logró reproducir el tenor de sus fuentes de manera prodigiosa). Todo el tiempo que lo leía mi cabeza rogaba porque apareciera algún personaje de Joe Abercrombie o Richard K. Morgan para aportar algo de moralidad ambigua. Jamás ocurrió.

Por favor no me malentiendan. En ningún momento digo que el libro sea malo, o que no lo recomiendo. Por el contrario, sé bien que esto es exactamente lo que la mayoría quiere leer. El worldbuilding es extraordinario. La trama es una verdadera épica y ocupa décadas y un elenco enorme. Guerras y aventuras se suceden una tras otra. Los eventos parecen tener el peso de la Historia detrás de ellos. Ninguna de sus más de 600 páginas sobra (y eso no lo digo muy seguido). Es solo que no es nuevo. Es tan familiar como un par de viejas pantuflas. Perfecto. Muchas personas buscan eso.

Es tan solo el primer libro de una trilogía (por supuesto, hasta ahí brilla su falta de originalidad) pero por lo menos la historia termina satisfactoriamente, lo cual agradezco mucho. Así no tengo que comprar ninguno de los siguientes dos volúmenes y puedo aceptar este libro como un agradable experimento fallido y nada más. No todo son malas noticias para mí, por fortuna. A finales de este mismo año sale THE PAPER MENAGERIE del mismo autor, su primera colección de relatos, un libro que sé de antemano voy a disfrutar más. Será bonito por fin tener todos esos relatos en un solo volumen.

14 comentarios:

  1. Muchas gracias por la opinión Armando, estaba dudando entre The Dark Defiles de Richard Morgan y este. Creo que quedo zanjada la cuestión.

    "ya no soy tan afecto a la fantasía épica como antes" Me siento igual

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por mi parte, gracias por recordarme que voy atrasado con Morgan. Leí THE STEEL REMAINS, pero nunca inicié la segunda (a pesar que la compré y por ahí sigue...)

      Eliminar
  2. "Viriconium" es uno de los mejores libros que he leido. La primera novela es bastante normal, pero la segunda...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La tercera es aún mas extraña. El mismo universo, la misma ciudad, pero para el caso podría ser hasta un genero completamente distinto. La cuarta...

      En efecto, se tienen que leer las CUATRO novelas para poder apreciar lo que hizo M. John Harrison.

      Eliminar
  3. Estoy totalmente de acuerdo contigo en que el libro no es especialmente original. Pero para mí eso no es un demérito. No me esperaba nada "rompedor". Al fin y al cabo, la fantasía épica es lo que es y a estas alturas es difícil inventar nada nuevo (como en otros tantos géneros, por otro lado). Es más, tampoco es que los cuentos de Ken Liu sean especialmente originales (en su mayoría), con lo que yo no esperaba mucho en ese frente.

    Ahora bien, a mí la novela me encantó por muchas de las razones que apuntas: el worldbuilding, la trama... Pero, sobre todo, porque es una novela tremendamente ágil. Personalmente, estoy muy cansado de fantasías épicas de 12 tomos a 1000 páginas cada uno donde la gente camina y camina y se describe hasta la última piedra de la última montaña. El estilo de Ken Liu es infinitamente más legible, en mi opinión, y siempre está sucediendo algo interesante. A mí me entusiasmó y, como dices, creo que no le sobra casi ni una página de las 600 (algo que sí que yo no suelo decir, que soy enemigo de los libros largos; pronto hablaré de Neal Stephenson y su Sevenves, que me han parecido más bien Seventrillioneves de toda la paja que tiene).

    Por otro lado, hay una cosa que señalas que a mí me ha encantado: "Como buena leyenda milenaria, los personajes son caricaturas que solo son capaces de pensar en términos absolutos (aquí si concedo que Liu logró reproducir el tenor de sus fuentes de manera prodigiosa)." En otras reseñas se señala como un punto negativo, pero a mí me parece un gran acierto, porque reproduce esa idea del héroe clásico (y aquí con clásico me refiero a los clásicos de verdad: la Odisea, la Iliada, etc.) que entiendo refleja, como bien apuntas, el espíritu de la historia y mitología chinas. A mí, personalmente, me ha emocionado leer esos personajes "larger than life" que son la personificación de todas las virtudes y todos los defectos casi en igual medida y con la misma falta de contención. Por ejemplo, Mata Zyndu es uno de esos personajes que creo que se me quedarán grabados durante mucho, mucho tiempo. A mí me ha fascinado (pero, claro, yo, como ser artificial que soy, tiendo a gustar más de las abstracciones que a deleitarme con las pequeñas contradicciones de la condición humana).

    En cualquier caso, una magnífica reseña, como siempre, y me encanta que se genere debate y podamos exponer nuestras opiniones y contrastarlas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias por tu comentario, Elías. Ojalá todos fueran así de completos. Estoy completamente de acuerdo que la novela es muy ágil. A pesar de los problemas que tuve con ella, la acabé de leer en menos de 5 días. Igual que tú, yo agradezco cuando eso ocurre.

      (Espero con ansia tu reseña de SEVENEVES. Te confieso que he decidido ni siquiera leerla. No tanto por la extensión, sino por la premisa)

      Eliminar
    2. Los dos leéis muy deprisa ... ¿o será que me falta tiempo? :D

      Eliminar
    3. Pues guiándome por el blog de Elías, el que lee lento soy yo!

      Eliminar
    4. Yo ahora estoy atravesando una mala racha en cuanto a tiempo de lectura. Y encima con libros largos, lo que la agrava más.

      Eliminar
  4. Esa característica de la lectura de Ken Liu es lo que me encanta de su obra, me cuenta muchas cosas, sin aburrirme, sin que me cueste trabajo la lectura en inglés, me mantiene a la expectativa y describe lo necesario para la redacción. Por eso me encanta como escribe y es difícil encontrar alguien que escriba con sencillez y a la vez te transmita emociones y pensamientos profundos desde sus personajes, que no son perfectos, no hay personaje bueno, bueno, personaje malo, malísimo, ..., Ken Liu tiene la habilidad de hacerte sentir en un cine sin pantalla donde los personajes, la trama, los acontecimientos, en definitiva la vida del mundo que crea pasa delante de tus ojos y tú estás allí como si hubieras estado toda la vida.

    En fin, a mí me está gustando mucho, se ve claro pero el día que no me guste, lo diré sin tapujos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto, Juan Luis. En eso estamos de acuerdo. La idea no es intentar convencer a la gente que lea o no lea un libro, sino tan solo ofrecer una opinión.

      Me ha pasado (en demasiadas ocasiones, si soy sincero) que un libro que me encanta es detestado por la mayoría. Me ha ocurrido lo contrario, por supuesto. En contadas ocasiones, mis gustos han coincidido con los de la mayoría (y así me entero que el Fin de los Tiempos se aproxima)

      Eliminar
    2. Te entiendo y comparto tu opinión al máximo Armando. No dejo de leer porque alguien diga que no le gusta, pero tampoco voy a decir que me gusta si no me gusta porque prefiero otro o porque me recuerde a otro. Muchas gracias por mostrar tu opinión. Un cordial saludo

      Eliminar
  5. ¡Hola!
    Buena entrada. Me gusta mucho tu blog ^^
    Ya te sigo, y te dejo mi blog para que te pases. Nos leemos ^^
    http://elrincondefantasiaypapel.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Eva! Nos estamos leyendo.

      Eliminar