domingo, 15 de abril de 2018

POKER DE COMICS #6


No estaba seguro si debía subir mis recomendaciones que hice en el último número de la revista SuperSonic. Ya habían pasado tres meses y asumí que ya habían quedado obsoletas. Sin embargo, estoy viendo que varios de estos comics están apenas llegando por primera vez a México, así que a la mejor esta breve lista les puede servir. Sin más, veamos lo que las barajas nos ofrecen en esta ocasión. ¿Será esta una mano ganadora o perderemos hasta la camisa? ¿La fortuna nos sonríe o es el principio del fin?


THE FLINTSTONES (Mark Russell & Steve Pugh) Por mucho, el primer comic que quiero mencionar en esta ocasión es THE FLINTSTONES.  “¿Los Picapiedra?” dicen ustedes, escandalizados. “Se ha vuelto loco nuestro reseñador.” No, no. En efecto, la mayoría asumimos lo peor cuando DC anunció en 2015 toda una serie de nuevos títulos basados en las viejas propiedades de la Hanna-Barbera de los años 60s. Y en general eso fue exactamente lo que recibimos. (Mientras menos hablemos de SCOOBY APOCALYPSE sería lo mejor). Pero entre toda esa basura apareció un pequeño diamante en bruto. Me atrevería a llamarla la mejor serie nueva del 2016, igual que THE VISION de Tom King fue la del año anterior. Quizá no debió pillarnos por sorpresa, El escritor es Mark Russell, el mismo autor de la subversiva PREZ de hace un par de años. Russell trae ese mismo estilo irreverente a THE FLINTSTONES, que de la noche a la mañana se convirtió en la mejor sátira política y social en el mercado, algo no visto desde los días de oro de la revista MAD. Quizá lo único que debería sorprendernos es cómo algo tan inteligente recibió luz verde de DC para publicarse en primer lugar. Las primeras páginas del primer número inician como uno esperaría. Humor inteligente y moderno, pero nada más. Poco a poco, sin embargo, nos damos cuenta que es un tipo de humor muy especial el que opera aquí. Ni siquiera humor negro, sino cruel, casi trágico. Honesto pero lleno de tristeza. A partir de ese momento todo se convierte en blanco de THE FLINTSTONES, desde la religión organizada hasta nuestras elecciones democráticas, pasando por nuestro materialismo rampante, el racismo y la intolerancia. La monogamia, todavía un concepto nuevo en esos días prehistóricos, es atacada por grupos de conservadores religiosos, igual que el club Homo Erectus, el antro gay del pueblo. Fred y Barney (Pedro y Pablo) son veteranos de las “guerras paleolíticas”, donde ayudaron a cometer atrocidades y el genocidio de “la gente de los árboles”, cuyo único crimen es que no eran tan evolucionados como ellos y tenían tecnología inferior, dando origen a la civilización. Habiendo dicho todo esto, no vayan a creer que el comic es solo crítica social. Hay una historia, y personajes entrañables. Al final, la serie acaba siendo hasta optimista. De verdad es asombrosa la ambición de este comic. Si al principio parecería que estos personajes no son los indicados para este tipo de feroz sátira, quizá hay que recordar que la caricatura original, a pesar de que luego la agrupan con el Oso Yogi y otras de H-B de esos años, en realidad tampoco era para niños, sino un ingenioso homenaje a THE HONEYMOONERS. Russell escogió muy bien su vehículo. Mucho crédito también al dibujante Steve Pugh, cuyo estilo realista al principio parece incongruente con estos personajes, pero tras solo un manojo de páginas descubres que es completamente apropiado. La serie fue tan buena, de hecho, que por supuesto la acabaron cancelando tras solo 12 números (los lectores de THE VISION quizá vean un patrón aquí). Por desgracia, las ventas nunca fueron buenas. Como dijo la revista WIRED: “The best thing on the stands you’re not reading”. Por favor no cometan el mismo error que los lectores de Estados Unidos. La serie completa existe en un par de recopilados fácil de conseguir. No se van a arrepentir.


BATMAN & ELMER FUDD (Tom King & Lee Weeks) “¿Cómo, primero un comic de los Picapiedra y ahora uno de Batman y Elmer Gruñón? Nuestro reseñador está borracho otra vez”. No, no. Este año la DC sacó un manojo de crossovers de sus superhéroes con los personajes de los cortos animados clásicos de la Warner Bros. Desde THE MARTIAN MANHUNTER & MARVIN THE MARTIAN hasta JONAH HEX & YOSEMITE SAM y WONDER WOMAN & TASMANIAN DEVIL. Todos sonaban tan ridículos como el infame ARCHIE MEETS THE PUNISHER de hace 20 años. Todos sonaban vagamente entretenidos y hasta ahí. Nada del otro mundo. Algo para matar diez minutos de tu tiempo y olvidarlo al siguiente segundo. BATMAN & ELMER FUDD resultó algo muy distinto. Quizá inclusive la mejor historia de Batman que ha escrito Tom King en dos años. (King es uno de los mejores escritores de comics nuevos que han surgido en años recientes, como THE VISION y OMEGA MEN lo avalan, pero su BATMAN ha sido una de las peores decepciones de tiempos recientes, en mi opinión. Quizá es uno de esos autores que funciona mejor con personajes de lista B, o quizá la interferencia editorial en personajes de lista A, ni que decir de Batman, lo ha saboteado). En todo caso, libre de continuidad sofocante y edictos editoriales, en BATMAN & ELMER FUDD, King es libre de simplemente poder contar una historia, y vaya que lo logra. No se confundan, el comic es tan absurdo como uno esperaría. En cierta manera, ahí radica el encanto. Ciudad Gótica es el escenario perfecto para esta historia noir sobre dos hombres solitarios que reinan en la noche, los mejores cazadores que existen en el mundo. Elmer Fudd nos recuerda más a Marv de SIN CITY, mientras que Batman… bueno, Batman es Batman. El catalizador de todo esto, la culpa se podría decir, como siempre, es de ese raterillo mezquino de poca monta, Bugs “el Conejo”. Por supuesto, al comic no lo perjudica el hecho de tener al maestro Lee Weeks de dibujante, seamos honestos. Su estilo de sombras y claroscuro, reminiscente de Mazzucchelli (BATMAN: YEAR ONE), es ideal para esta trama de novela negra que no tendrá final feliz. Tan solo por la portada (la de Weeks, no la variante de Bob Fingerman), vale la pena el precio de admisión. ¡Una pequeña joya que me gustaría poder enmarcar! Un comic que de verdad no debería haber funcionado y sin embargo lo logra de alguna manera.


KAMANDI CHALLENGE (Varios) Uno de los tributos más divertidos que han surgido este año en celebración del centenario de Jack Kirby ha sido KAMANDI CHALLENGE, una mini-serie de 12 números, cada uno escrito y dibujado por distintos creadores. La idea es que cada episodio acaba con un cliffhanger, que el escritor y dibujante del siguiente número deben resolver de alguna manera, antes de dejar su propio cliffhanger. Lo que podría parecer un mero gimmick, resulta una serie donde nunca sabes qué esperar. En resumen, exactamente lo que la serie original de KAMANDI era hace más de 40 años. Uno de cientos (literalmente) de personajes creados por Jack Kirby, Kamandi, “the Last Boy on Earth”, era poco más que una variación del tema de Planet of the Apes tan popular a principio de la década de los 70s (la portada del número #1 inclusive tiene la icónica imagen de la Estatua de la Libertad derribada) y era tan solo una excusa para la descarriada imaginación de Kirby de inventar conceptos locos uno tras otro cada mes. Como siempre, la oportunidad de homenajear al “Rey” Kirby saca lo mejor de cada escritor y dibujante, que crecieron leyendo sus comics y que hacen su mejor esfuerzo para emular la locura de Kirby. Debido a la naturaleza del proyecto, hay números mejores que otros, pero todos tienen algo que ofrecer. El número inicial, por ejemplo, con Keth Giffen haciendo su ya tradicional imitación del dibujo angular de Kirby, empieza muy bien la aventura, mientras que el siguiente número mantiene el nivel a pesar del decepcionante dibujo del otrora grande Neal Adams, gracias al ingenioso guion (y una solución brillante al cliffhanger anterior) por parte de Pete Tomasi. El número que escribe Bill Willingham (FABLES) también está lleno de ideas y personajes que uno desearía tuvieran sus propias series (sin mencionar quizá el mejor cliffhanger de toda la mini-serie). El Rey estaría de acuerdo. El número #8, con ilustraciones de Steve Rude, es otro capítulo memorable. En pocas palabras, aquí van a encontrar algo para todo el mundo. Para cuando salga este número de SUPERSONIC, la mini-serie estará llegando a su conclusión, así que no hay mejor momento para buscarla.


DEATHSTROKE (Christopher Priest & Varios) De todas las series de DC que iniciaron y reiniciaron durante su “Rebirth” el año pasado muy pocas me interesaban, y ciertamente DEATHSTROKE no era una de ellas. Un personaje que jamás me ha atraído, creado en los 80s pero que de muchas maneras representa los peores excesos de los comics de los años 90s. La típica serie de acción que DC siempre tiene que publicar para satisfacer al común denominador más bajo. Sin embargo, el escritor iba a ser Christopher Priest, así que le di una oportunidad. A Priest se le recuerda, entre otras cosas, por su BLACK PANTHER de hace casi 20 años, un comic más interesado en crisis geopolíticas que en acción de superhéroes, por su world building y desarrollo de caracteres antes planos. Para mi enorme beneplácito, descubro que Priest no ha perdido su toque, aun décadas después y escribe este comic con el mismo estilo. El resultado es un comic de acción, pero no uno de esos que se leen en cinco minutos. La historia está fragmentada en una variedad de narradores y contado de manera no-lineal, saltando adelante y atrás en el tiempo, en un malabareo que al principio puede parecer desconcertante. A veces unas horas en el pasado, a veces meses, a veces contado en orden inverso, y se exige al lector mucha atención. Slade Wilson, el temible Deathstroke, sigue siendo el mejor mercenario, soldado de fortuna y asesino que el dinero puede conseguir, pero ahora transformado en algo más. Hoy en día el personaje quizá sea más conocido gracias a la serie animada de TEEN TITANS y hasta la serie de ARROW, pero en general se ha ignorado en esos otros medios su… complicada historia familiar (la esposa y los hijos en particular harían que yo también me convirtiera en un homicida), prefiriendo enfocarse en su aspecto de máquina de matar perfecta. Un aspecto superficial muy divertido, por supuesto, pero que difícilmente puede mantener nuestro interés por mucho tiempo. Priest es demasiado listo para caer en esa fácil trampa y Slade Wilson se vuelve un protagonista fascinante que el lector acaba apoyando no importa lo despreciable que sean sus acciones. Si están buscando un lugar donde poder empezar a probar las nuevas series del “DC Rebirth”, DEATHSTROKE quizá sea su mejor opción.


BRITANNIA (Peter Milligan & Juan José Ryp) Al escribir estas palabras me doy cuenta que acabamos con un póker de DC, cuatro comics de la misma editorial. Como mencioné arriba, uno nunca sabe lo que va a recibir. Ya una vez tuvimos un flush de Marvel. Solo para variarle un poco, sin embargo, vamos a agarrar un comodín de alguna otra editorial, y creo que este comic de Valiant es perfecto para la ocasión. En el año 60 Después de Cristo, el imperio romano se extiende desde Judea en el sur hasta una isla salvaje en el norte conocida como Britannia. Los años del emperador Nerón. Un mundo dominado por los hombres, donde las mujeres no tienen poder alguno. Ni siquiera las mujeres nobles tienen el derecho de propiedad. Ninguna más que las misteriosas Vestales. Mujeres intocables que mantienen el fuego de Vesta prendido, pues si algún día llegara a apagarse la calamidad caería sobre Roma. Se rumora que tienen poderes mágicos y de hecho poderes legales ya que tienen jurisdicción sobre contratos y testamentos. Mujeres que hasta el emperador debe escuchar. En este mundo, el centurión Antonius Axia, héroe de guerra, es llamado por la Vestalis Maxima para salvar a una de sus acolitas que ha sido raptada por un culto de adoradores paganos. El centurión logra rescatarla de ser devorada por el demonio Orkus, pero la experiencia destruye su mente. En recompensa, es rehabilitado e instruido por las Vestales en sus secretos místicos, y se convierte en un “detectador”, un observador de las causas y efectos y motivos del comportamiento humano siglos antes de la psicología moderna. Axia usa estos dones para resolver problemas como el primer detective en la historia. Algo terrible ocurre en la lejana colonia de Britannia, donde la extraña religión de los druidas desafía el orden de Roma. Se ha perdido contacto con toda una legión y Nerón quiere respuestas. El primer caso de Antonius Axia quizá sea su ultimo… La primera mini-serie tuvo tanto éxito que acaba de salir una segunda aventura, y con suerte no será la última. Milligan, en alguna ocasión uno de los mejores escritores del establo de Karen Berger en el Vertigo de los 90s, se ha vuelto algo errático en años recientes, y es maravilloso comprobar que todavía puede escribir una buena historia cuando quiere. Recomendado tanto para los lectores de novelas históricas, como de misterio como fans de Lovecraft.

2 comentarios:

  1. Me los vendiste todos. Sólo he leído el de Batman y Los Picapiedra no lo pude comprar en español. Espero poder conseguirlo pronto.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sí. He visto en el muro de mis amigos en Facebook que el primer TPB de Los Picapiedra ya está en México.

      Eliminar