lunes, 28 de mayo de 2018

ADIOS, GARDNER. GRACIAS POR TODO


Como siempre, es triste desempolvar el blog porque se acaba de morir alguien a quien admiro tanto desde hace años. A veces parece que lo único que hago es actualizar la lista de obituarios. Ayer en la tarde que estaba grabando el episodio más reciente de los Verdhugos, nos enteramos que Gardner Dozois había fallecido. La noticia me pilló por sorpresa ya que Dozois apenas tenía 70 años. No un joven, pero de ninguna manera un anciano.


Gardner Dozois fue, sencillamente, el editor de ciencia ficción más importante de los últimos 30 años. El cerebro maestro detrás de la revista ASIMOV’S, que determinó el curso del genero de la misma manera que ASTOUNDING lo hizo en los 40s, y GALAXY en los 50s, y OMNI a fines de los 70s y principios de los 80s. No creo exagerar al decir que el nombre de Dozois ya es parte de la misma conversación que el de John Campbell, Horace Gold y Anthony Boucher. En ASIMOV’S, Dozois elevó el nivel literario de los relatos. La ciencia seguía siendo importante (varios de los mejores cuentos de CF Dura de los 90s, como “Luminous” de Greg Egan, o “Planck Zero” de Stephen Baxter, se publicaron en su revista), pero el énfasis estaba en el desarrollo de personajes y sus historias. No por nada la revista se levantó con más de 40 Hugos y una veintena de Nebulas, y publicar dentro de sus páginas se convirtió en el santo grial de todos los escritores.


Sus antologías anuales de lo “Mejor del Año”, que continuaron sin interrumpción durante más de tres décadas (revisando Amazon veo que el volumen 35 va a salir póstumamente en poco más de un mes), se convirtieron en un instrumento de consulta indispensable para cualquier aficionado. Nadie tiene el tiempo para leer todos los relatos que se publican hoy en día. Mantenerse al corriente con todo lo que se escribe en el género se ha vuelto imposible. Por esto mismo, si solo podían comprar un libro en todo el año, por fuerza tenía que ser THE YEAR’S BEST SCIENCE FICTION de Dozois. Dentro de sus casi 800 páginas (¡más de 300 mil palabras!) cabían no solo una treintena de cuentos sino además, gracias a su enorme tamaño, varias novelas cortas. Relatos no solo seleccionados de las sospechosas comunes, revistas profesionales como ASIMOV’S, o F&SF, sino de publicaciones semi-profesionales menos conocidas, revistas en línea, y hasta publicaciones que poco tienen que ver con el género como PLAYBOY o THE NEW YORKER. En sus páginas encontrabas a viejos veteranos igual que a nuevos talentos que apenas empezaban a brillar. En virtud de su longevidad se ha vuelto el archivo definitivo del relato corto contemporáneo de CF. Imposible no mencionar las famosas introducciones de casi 50 páginas, el resumen más completo de lo sucedido el año anterior en el mundo de la CF. No solo todas las novelas y antologías y colecciones que se publicaron, sino un reporte conciso de todas las revistas dentro del género, desde chismes tras bambalinas del mundo editorial hasta la dirección de las mismas, para todos los interesados en enviar sus cuentos. Como coda, venían sus comentarios sobre lo mejor en el cine y la televisión en el género, así como la lista anual de obituarios y otra de ganadores de cada uno de los premios de literatura fantástica.


Además de las antologías anuales, Dozois editó y co-editó varios volúmenes temáticos, libros llenos de sentido de la maravilla y que nos recuerdan lo que la CF en serio es capaz de lograr, y que incluyen muchos de los mejores relatos del siglo XXI. Relatos como “The Tear” de Ian McDonald en GALACTIC EMPIRES, “Thousandth Night” de Alastair Reynolds en ONE MILLION AD, “Muse of Fire” de Dan Simmons en THE NEW SPACE OPERA, “The Island” de Peter Watts en THE NEW SPACE OPERA 2, etc. Los reto a que encuentren mejores cuentos en los últimos 15 años.



En años recientes, Dozois co-editó también varias antologías temáticas con George RR Martin. El nombre de Martin es el que vende hoy en día, claro, y por eso lo colocan por encima del de Dozois, pero digamos que todos sabíamos quién era el verdadero editor en estos libros. Recuerdo con cariño los pastiches pulp de “The Last Canal” de Michael Moorcock en OLD MARS, así como “The Drowned Celestial” de Lavie Tidhar en OLD VENUS, ambos volúmenes dedicados a esos estrambóticos romances planetarios de la Era Dorada del género.


Setenta años es demasiado joven para morir, caramba. Su esposa acababa de fallecer recientemente, y parece que el pobre Gardner nunca se recuperó. En fin... Ojalá estén juntos de nuevo en estos momentos. Gracias por todas las historias, Gardner. Gracias por todos los sueños. 

6 comentarios: